Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

domingo, 9 de diciembre de 2018

Bubys en el kiosco.


Esta nota sería propia de los meses de otoño, si se pregunta las razones quizá pueda encontrarlas en que soy un escritor estacional y el clima influye mucho en mis procesos cognitivos.
O dicho de otra manera en verano no soy muy reflexivo y pienso en actividades lúdicas mas que estar frente a un teclado esparciendo conocimiento no académico.

-La verdad no tiene dueño.

-Está seguro?

-No, es que la verdad no tiene dueño.

Así con un juego de palabras que tiene un fuerte paralelismo al cuento de la buena pipa traemos a consideración la experiencia de unos coleccionables franceses muy particulares.
Ya se sabe que en materia de coleccionables no dejan títere con cabeza y hechan mano a lo que sea, no hay vacas sagradas ni temática a la que no se atrevan.
Sin ir mas lejos en mi última visita al kiosco pude ver que el universo de coleccionables es considerable. Como podrán imaginar, iba por un modelo a escala pero se había formado una cola para ser atendido y miraba delante mío que llevaban las demás personas.
Un señor robusto y que se adivinaba parrillero esperaba su último número de la colección de cuchillos.
Una señora por otro lado, a escondidas de su marido, seguía en secreto la colección de muebles para una casa de muñecas según confesó a otra que iba por una revista de moldes de silicona para cocinar.
Ya delante mío, una señora de edad avanzada esperaba su turno en silencio, en ese momento hubiera apostado lo que sea a que sólo compraba el diario, pero no, resulta que hay una colección de figuras religiosas y la señora buscaba el nuevo número con su santo respectivo.

En Francia y siendo más específicos a nuestra actividad tenían su sagrada Solido, su fábrica de modelos de bandera. Como nuestra Buby... O como los ingleses y sus Dinky.

Ahora podrán imaginar que ese amor por rescatar las viejas glorias autóctonas no es algo específicamente argentino. Nuestra diecastera de bandera y extinta Buby siempre guarda un lugar en nuestros corazones y siempre que se pueda damos cobijo a algún modelo de la misma. Pero en los otros países sucede lo mismo con sus marcas respectivas.

Quizá trazar mediante un listado que marca es de culto en cada país sea motivo de un análisis aparte. Resulta que la mención de Solido y Dinky no fue al azar. Ambas tienen algo en común y es que luego de extintas fueron reproducidas como coleccionable.



Uno puede encontrar dificultades para imaginar aquél viejo modelo que venía en su cajita de cartón y se compraba a la vieja escuela en un mostrador... Metido en una bolsa junto a una revista.

Pues bien se las ingeniaron ya que se hacían los modelos, copias fieles de los originales, se hacían las cajas de cartón con la misma gráfica y luego todo iba a parar a un blíster que mantenía el auto en pose sobre la caja... Blister listo, se junta a la revista, se pone en bolsa y al kiosco.


Ahora aquél Francés que pretendía la legendaria Serie 100 de Sólido sólo tenía que ir al kiosco y comprarla. Sería una persona que estaría acompañada por coloridas cajitas de cartón y autos vintage.
Una joya del pasado tras otra reproducida y el asombro de sus visitas al ver tan perfecta e impoluta colección.


Entonces aclararía: no son los originales, es una reedición hecha en China. En cada modelo dado vuelta verá que no dice Made in France sino Made in China. Incluso las cajas de cartón que copian fielmente las originales en uno de los rincones rompe el diseño original para indicar que es hecho en China y que es una copia.
La actividad de aclarar que son... pero en realidad no son... es desgastante. En momentos podrá sentirse víctima de las copias, en otros se sentirá parte de ese sistema de engaño y en otros simplemente no le importará nada.



Con Dinky pasó lo mismo y hoy de paso por Argentina uno se pregunta... Habrá posibilidades de encontrar Bubys colgando en bolsitas en los kioscos?

A los puristas el sarpullido los delata, se rascan y se rascan de tan sólo imaginarlo. Luego piensan un momento si Don Haroldo estaría dispuesto a negociar sus regalías para dicha reedición... Se rascan más fuerte.


El caso argentino tiene un detalle: mientras Dinky y Solido mantienen la escala 1:43 Buby no. Tampoco es atroz, unos son 1:43 y otros andan por 1:40... Pero si pueden hacer autos y camiones bien pueden hacer autos de distintas escalas.


El éxito no es seguro, el engaño sí, recuerdo tiempo atrás en Ebay tratar de comprar un Peugeot 403 de Dinky y ver el listado con los originales y sus copias chinas todos mezclados.
Imagine poner "Torino Buby" en Mercado Libre y ver eternos listados con las copias del mismo.

Hay detractores de Buby a los que no les va a molestar.
Se puede ser detractor de Buby?
Si a Buby lo queremos todos!
Pues sí, se puede y los hay.

-Que no son modelos, son juguetes. 

-Pero los modelos en esos años se hacían así. Son modelos antiguos.

-No, Son juguetes.

Existe indudablemente un hambre por lo nacional, no hay otra explicación para el éxito de la colección de Autos Inolvidables, esos modelos chinos de autos argentinos.

Pero una doble apuesta... Digamos modelos argentinos de autos argentinos... Tendría su mística y algún atolondrado diría que sí, que la saquen ya.

Sabrá que de por vida deberá aclarar que son una copia? Y que si no entienden va a tener que recurrir a recursos pedagógicos no tradicionales?

-Mirá, si éste Buby es el original del año 74... Sería Susana Traverso...

-Éste que es serie 1999 (reedicion del propio Buby)... Sería la revista de Susana Traverso...

-Y éste que compré en una bolsita en el kiosco sería la fotocopia de la revista!

Se debe decir de una vez por todas por que un Buby sale lo que sale:

Vale por antiguo.
Vale por su estado.
Vale de acuerdo a cuanto estuvo en producción el modelo.
Vale para más de un sólo tipo de coleccionista.
Vale por su historia.

Aprendiendo a cotizar un Buby con el Tío Reyes!

Primero que nada debe pensar que en todos los objetos que nos rodean, en los del mismo tipo, hay objetos que valen mas y otro que valen menos, eso es universal.
Luego vera que en materia de modelos encontrará los que valen más y los que valen menos.
A posterior verá que los modelos antiguos preservados tienen un valor que es mayor que un coleccionable, pero dentro de ese mundo de modelos antiguos no todos valen lo mismo.
Así, los modelos antiguos tienen sus propios parámetros y no se trata de evaluar que tan viejo es simplemente, podrá encontrar modelos centenarios pero no son mas caros que un modelo de 50 años.
Si se hicieron mil unidades de un modelo de hace 100 años y se consiguen con facilidad pues valdrá menos que uno mas reciente y mas difícil de conseguir.

Vale por lo antiguo: Pues sí, mas allá de que sea un modelo es un objeto antiguo y es en definitiva una antiguedad.

Vale por su estado: Pues no sólo basta acumular años, sino de su preservación. La pintura original, el estado de sus partes y su caja respectiva en estado prístino son un desafío al tiempo. Los modelos mejor conservados son los menos y por ese motivo indexan su valor.

Vale de acuerdo a cuanto estuvo en producción el modelo: Buby en su historia tiene varios modelos muy limitados: El tractor Fiat que se hizo para dicha empresa y nunca salió a la venta, la IKA Estanciera que luego de hacerse unos años se rompió el molde saliendo prematuramente de producción y los primeros modelos como el Buick Century Caballero que se hicieron en pocas tiradas en sus primeros años.
Encontrar dichas piezas es encontrar modelos que estan cerca de ser únicos, piezas que tienen un prestigio entre coleccionistas y contar con alguna de ellas pues da prestigio a la colección.
Hacerse con una pieza así aquí y en cualquier lugar del mundo es costoso.

La unicidad tiene valor por sí pero hay dos tipos:

Un modelo actual que dice 1/100 significa que es uno de cien modelos producidos y le dan un coste mayor de manera artificial. Son 100 personas que saben que lo tienen y que son 100.
Un Buby por ejemplo un Torino hoy sería algo como 500/50000 la proporción sería la misma. Cada persona que tiene un Torino hoy sabe que tiene algo que tuvieron 50000 personas pero dichas unidades fueron extraviadas, destruidas, perdidas o tiradas a la basura... Digamos que son modelos exclusivos de manera natural y esas 50000 personas que ya no los tienen pero los recuerdan y algunos buscan dan su valor al modelo. 

Vale para más de un tipo de coleccionista: Usted lo busca como modelo guardándole un lugar en una vitrina junto a otros modelos. Otro coleccionista de juguetes antiguos lo busca como tal y le guarda un rincón junto a una locomotora Matarazzo por ejemplo, y uno de antiguedades en general lo busca por sus años y lo pondría junto a una botella de Hesperidina

 Vale por su historia: Un Buby puede verse desde un punto de vista personal y formar parte de un interminable anecdotario con frases como "Mi abuela me lo escondía en el placard para que no los rompa" "Si me sacaba buenas notas me compraban uno" y demás historias que de tanto en tanto se van repitiendo siempre apuntando a momentos de la vida cotidiana.
Pero también Buby se puede estudiar como la historia de una empresa, como sortea durante décadas las diferentes economías del país. Su ingenio para lograr fabricar modelos. Su logística, su emplazamiento, su maquinaria, su personal... Buby no es la historia de un antepasado que en un tallercito hizo unos cuantos modelitos y cerró. Buby fué grande, hay publicidades de la marca, una gama de modelos extensa y sobre todo varias generaciones de argentinos que tuvieron sus productos en la mano.  La historia se tiene o no se tiene, no se compra, sólo se logra y por eso vale.

Luego de apreciar el valor de un Buby, nos queda volver al supuesto de que corra la misma suerte que Solido y Dinky y termine colgando en una bolsita en un Kiosco:

Pues bien, ése hipotético Buby bastardo no podría tomar valor por ninguna de las razones que hacen de un Buby algo valioso.

Sin años, todos impecables y reproducidos hasta el infinito serían sólo eso...

La fotocopia de la revista de Susana Traverso.








domingo, 2 de diciembre de 2018

Ford F150 - Ambulancia Fuerza Aerea Argentina (1982)


Proponerse llevar adelante una colección de "Vehículos Inolvidables de Reparto y Servicio" abre un universo amplio de amplio de utilitarios con marcas que ya no existen y que tuvieron fuerte presencia en el pasado. También por empresas de servicios pre-privatización masiva de los 90s, incluso de empresas que surgieron en aquellas privatización y luego se fueron.
Proponerse llevar a cabo una colección así también les daría el libre albedrío para hacer manifestaciones de carácter autóctono y traer del olvido al sodero, al verdulero incluso forzando un poco un mimbrero.
Escolares, taxis y demás transportes urbanos, aseguradoras, canales de TV, radio... Mejor no sigo enumerando pero el universo es enorme. Así y todo se pusieron monotemáticos con las Fuerzas Armadas.


Transgresores: Con éste modelo no sólo ponen la mirada en las Fuerzas Armadas sino que ponen la fecha mas conflictiva ya que en 1982 estuvimos en guerra por las Malvinas.
Tengo un punto de vista muy personal al respecto y quizá a muchos no les guste, voy a tratar de ser breve...


Por ése entonces teníamos el Servicio Militar Obligatorio, años atrás para los argentinos era muy claro que era pero hoy luego de ser abolido hace años hay generaciones que lo desconocen.

Supóngase que usted vivía a principios de los 80s en Argentina y tenia un hijo de 17 años, su esposa estaría un buen día en la cama, temprano a la mañana, con una pequeña radio AM escuchando una secuencia de números de tres cifras cada uno, uno correspondería a la terminación del documento de su hijo y el otro al número de sorteo que determinaría su suerte.

No existía voluntad en esto, tu número de sorteo era tu destino. A los que les tocaba les esperaba un año de maltrato físico, abusos de poder de algún cabo venido a menos, acompañado de comida austera y con suerte disparar un arma un par de veces durante ese año "inolvidable" de la vida.
Para muchos era la forma ideal de hacerse hombres, para otros era como un servicio de "destetamiento" estatal.


Cuestión es que hasta el día de hoy tener 18 en un hombre es una mierda, viejo para quedarse en casa como adolescente y pendejo para buscar trabajo. Salvo que pueda estudiar esta frito.
HOY es así, en el año 1982 era más crítico, en aquél entonces la infancia duraba más años, la inocencia duraba mas años y con 18 años eras lo que hoy sería un adolescente.


Cuando llegó Malvinas, nuestros soldados salieron de ahí, no fueron a pelear amantes de la milicia, fueron a pelear tipos que de tener la desgracia de estar en el servicio militar les cayó la desgracia de ir a morir al sur.
Teníamos las colectas por alimentos, la desesperación de las familias y un periodista pelotudo que decía "Vamos Ganando" cuando morían cientos y cientos de pendejos en el sur.
Muchas veces se habla de Malvinas y se habla de destrezas de sus pilotos, de que "casi se gana", del espíritu patriótico...

Yo sólo puedo recordar pendejos que los mandaron a morir con 18 años, metidos en la milicia a la fuerza y mandados a morir a la fuerza.

Eso no es dar la vida por la patria, es la patria quitándole la vida a alguien y destruyendo la vida de su familia.


Todo lo demás, motivos, causas, resultados, no sirven como justificativo a todas esas vidas robadas.

Hoy por suerte el Servicio Militar Obligatorio dejó de serlo. Quienes están ahí verdaderamente tienen la voluntad de entregar su vida por la patria y si cambian de parecer se retiran, como debe ser.

Año 1982... Ni ví la revista de Salvat, pero creo que no debe ser ni parecida a lo que estoy escribiendo.



La contemplación me trae a la mente todo lo antes descripto.

Usted se preguntará por qué lo compro entonces?


Le respondería que no colecciono recuerdos felices, colecciono modelos. (Y Salvat me respondería "Muy buena esa! La colección no dice Felices Vehículos Inolvidables de Reparto y Servicio!")


Aunque reconozco que hay una lógica que indica que debe existir cierto placer, cierta gratificación por el producto adquirido sino para que se adquiere despues de todo...

Subtítulo: Uno gasta plata para estar contento.


Viéndolo así, como "Tome mis 500 y deme felicidad!!!" se podría decir que

Modelísticamente el producto es muy bueno, tiene todos los insertos posibles, todas las tampografías y un frontal de Ford que es muy difícil de conseguir.
La carrocería tiene remaches, bordes, insertos, prácticamente no le erraron en nada.
Vale, vale y vale como modelo a más no poder.

Sentimentalmente doloroso al menos en mi caso por que me lleva imaginar lo vivido por esos muchachos.

Y evocativamente es intenso. No trae recuerdos livianos en los que todos nos ponemos juntos a cantar jingles de antaño como idiotas. Trae recuerdos serios, trae recuerdos en los que no coincidimos.
Y si no coincidimos discutimos y discutimos despues de ver el modelo... Entonces vale la pena tenerlo.




Magníficent Ford F150

lunes, 19 de noviembre de 2018

Toyota Hilux SR5 (1997) - Autos Inolvidables Argentinos


Entre memorias trasnochadas recuerdo cuando veíamos la película Back to the future en los 80s y cómo quedábamos atónitos con la pick up Toyota negra con reflectores auxiliares y ruedas sobredimensionadas.
La película era pochoclera y yanqui como ella sola, pero rompía con la tradición del auto americano: el protagonista usaba un DeLorean y andaba también la pick up Toyota luciéndose en el final, los autos americanos por el contrario eran actores de reparto o de relleno.
Aquí todavía adorábamos a la Toyota Hilux del 79-80 que decía "2000" en la caja y nos parecía poco probable que aquella camioneta negra pisara nuestro suelo.
Para los 90s volvimos a ver Toyotas como ésta que vemos y se nos pasó el tren, efectivamente entre la Toyota de principios de los 80s y ésta salteamos un par de generaciones.
Poco importó, fueron tan buenas unidades las que entraron una década atrás, tan tobustas y eficientes que le facilitaron el camino comercial a las recién llegadas en los 90s.
Y no llegaron solas, a la par llegaron productos de Isuzu (Por favor Salvat no los haga! Guiño, Guiño) como la Trooper que sorteaban en programas de TV, o la archirival Mitsubishi L200 (Por favor Salvat no la haga! Guiño, Guiño).
Entonces el mapa era un tanto complicado, la Hilux no sólo debía competir con productos nacionales, debía competir con productos que arribaban con ella desde el extranjero.


Respecto a lo nacional era monopolizando por Ford con su anciana F100, la cual sólo ofrecía un rostro distinto... por enésima vez distinto... Se podría decir que ni se detuvieron a plantar batalla.

Es que la lucha entre las importadas recien llegadas daba por sentado que cualquiera de ellas era mejor que los productos nacionales ofrecidos hasta el momento.

Reacción típica y tardía, ahora Ford le ponía caja de 5ta a la F100, mejores ruedas mucho mas vistosas y franjas en sus laterales... Eran preciosas, muchos reconocieron el esfuerzo pero... compraban Toyota, esa oferta era para tres años antes, cuando a la gente le interesaba.

La F100 no pudo con el concepto de doble cabina, las hay, pero no resultaban prácticas debido al ancho de la misma. Tampoco le importó mucho el consumo de la misma, habían descubierto que monopolizar era mas redituable que competir.

Por eso cuando las pick ups japonesas llegaron después de 15 años los agarraron con los deberes mal hechos y sin posibilidad de recurrir a su querida protección como industria (monopólica) nacional. Citando al gran Maquiavelo Reyes: "Los agarraron en bolas y a los gritos".



Respecto a la estrategia de Toyota fue siempre clara, arrimarse al campo, las formas de pago asi lo dictaban: efectivo... planes... GRANOS.
Súmele que la pick up ya tenía una carta anterior en los 80s
Súmele que ofrecía la dureza de una pick up Ford pero la economía de un Rastrojero en su consumo.
Súmele que su doble cabina le daba la prestaciones de un auto.
Súmele que su tracción 4x4 hacía de ella un tanque en campo abierto.
Y súmele que a diferencia de las demás importadas se conseguían todos los repuestos.

El resultado es el producto nipón mas gaucho de la Argentina!


Respecto al modelo resulta una franca reproducción, de la gama de colores posibles fueron sobre lo seguro y eligieron el negro.
Pudo ser blanca, pudo ser gris o roja metalizada pero dudo que alguno de los otros colores luciera tan bien como éste negro. (El negro de la camioneta, no yo, se entiende.)

Las tampografías laterales lucen más en el contraste y deja atrás recursos hobbistas como las calcas al agua que no dan los mejores resultados sobre fondos oscuros. Detalles como esas líneas claras sobre negro sólo es privilegio de fabricantes.


De frente el modelo tiene solvencia, ejecuta muy bien los cromados e inmediatamente remite a ver los espejos laterales en el mismo tono.

La parrilla, el logo, las ópticas, el esmero no es en vano, es un modelo que vale tanto a nivel local como en otros países, no sería extraño encontrar variantes a futuro o que ya se hayan producido.
Otra matrícula, quizá otro color y será la estrella en otra colección.

De paso, la matrícula inclinada invita a una revisión del encastre de piezas, vista así los neumáticos no tienen una postura feliz.


Buscando persepctiva, las ópticas son muy efectivas, los limpiaparabrisas atinados y el brillo de la pintura suficiente para que el capot y el guardabarros muestren sus formas.
El paragolpes sin querer expone su secreto: es todo cromado y luego pintado de negro en su parte inferior.


Decir que las ruedas son correctas es poco y esconde notar que son de las mas esmeradas de esta colección seriada.
Si se empieza por el nuemático, de medidas atinadas y dibujo específico, para seguir con la llanta propiamente dicha con las formas indicadas y detallada en tres tonos, bien podría decirse que estamos posiblemente con la mejor rueda del año.


La trasera como se espera es un tanto distinta en el centro debido a las características propias de la tracción 4x4.
La tapa del combustible limitada por el encuadre del parante trasero tiene la garantía de estar bien dimensionada.
Los picaportes son pintados pero la matriz hace mucho para que luzcan bien y no como una marca en color plata.


La caja trasera tiene una separación que se agradece, por suerte no simplificaron el modelo haciendo que la misma sea parte de la matriz principal.


La parte trasera es franca, al trabajo de la matriz en el portón trasero se le suman las leyendas de Toyota y SR5, un paragolpes cromado y picaporte en tono metálico.


El escape no es muy notorio, el vehículo en sí no hace del ruido de su motor algo que lo distinga.
Se interesa más en mostrar su capacidad de tracción luciendo en cada rueda un barrero con la leyenda "4WD".
En el modelo cada barrero es un inserto plástico, siendo su aplicación muy prolija.
Las ópticas traseras en tres tonos van a tono con el resto del modelo.


El chasis plástico es profuso en detalles e invita a detallar en tono gris el escape (en principio) y se se quiere elementos de la tracción y suspensión.

La base no mezquina detalles y es digna de contemplación, todo lo que puede buscarse se encuentra.
Pésima la rueda de auxilio y peor el sistema de encastre teniendo un tornillo a la vista y el resto del encastre dificultado por los remaches plásticos de los paragolpes.


Que el encastre entre chasis y carrocería no sea óptimo para desarmar el modelo no reviste importancia hasta que se quieren limpiar los vidrios por dentro ya que tienen una película aceitosa que compromete su transparencia.
Como puede apreciarse el ritual de desarmar el modelo para alistarlo y dar una mano en esos detalles no fué posible en este momento, quizá lo sea a futuro pero con esfuerzo.


Volviendo a aspectos más felices del modelo el chapón delantero que acompaña el ángulo de ataque es un detalle necesario y valioso.
Para algunos un chapón que protege motor y cárter. Para otros un patín para resbalar sobre las rocas mientras se hace off road. Como siempre, la interpretación está sujeta a lo salvaje que Usted sea.


Y con todos esos ingredientes nos queda un infalible modelo de una Hilux.

Lindo modelo, abundante en detalles, rebalsado de detalles.

Tantos detalles que uno vuelve a la pasiva condición de mero tenedor.

Sólo darle un lugar en la vitrina, mirarla y recordar veranos pasados, muy pasados, veinte años pasados. Cuando a estos bichos se les abría las puertas en la playa y salían gringas entangadas como si fueran sorpresas de un huevo kinder.


Magníficent Toyota Hilux SR5!