Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

domingo, 28 de junio de 2020

Iveco Daily - YPF Gas (2002) Vehículos Inolvidables de Reparto y Servicio


Afines al reemplazo, así se nos podría definir entre tantas otras acepciones en nuestra idiosincracia.

A cada pick-up medianamente buena y de precio moderado se la piensa como la sucesora del Rastrojero. Primero la PickUp 404, Luego la 504, le siguió la Renault Rodeo y más acá en el tiempo la saga de las Hilux... Pero lo curioso es que mientras todos esos utilitarios desaparecen de las calles el Rastrojero sigue.

Cuando apareció éste producto de Iveco inmediatamente por prestaciones y contextura se lo pensó como el sucesor del Mercedes Benz 608.
Poco importaba que Mercedes efectivamente comercializaba el 710 (que era realmente su sucesor) ya que en nuestra teoría del reemplazo las marcas nada dicen, lo que vale es su uso y aceptación.

Cuando dices se murió en realidad le alargas la vida, así dice el dicho popular y algún fundamento tendrá para que en temas de reemplazo de utilitarios siempre a la vuelta de la esquina uno encuentre el supuesto reemplazado.
Efectivamente el Mercedes Benz 608 no es una rara avis, junto con el 1114 son los modelos más longevos de la marca en el rubro utilitario.
Calidad probada, respetados y queridos resultan permanentes en las estaciones de carga, ya no tendrán el protagónico de larga distancia pero siguen firmes en el reparto local.

Con olor a nuevo éste Iveco mostró su superioridad técnica que suponían años de desarrollo y lo separaban del viejo 608 en una sola palabra: Agilidad.
En efecto, el Iveco para su uso citadino disponía de una tenida y una aceleración propia de un auto, lejos estaba de ser el típico utilitario que lleva la cola de autos detrás.
En ruta tenía un andar respetable y suficiente, muchas de éstas unidades fueron usadas como micro ómnibus para media distancia (200-300 km) compitiendo de manera directa con los Toyota Coaster.

Iveco lanzaría posteriormente nuevas versiones de Daily o Turbo Daily para ser más precisos, ya con una cabina diseñada por Giugiaro. Actualmente son ésas las más fáciles de encontrar mientras van desapareciendo la representada por el modelo de YPF.

Los problemas de sobrevida de éstos Iveco está claro que no es la calidad del producto, ya que para cuando son radiados tuvieron su uso y abuso.
El problema principal son sus repuestos, que salvo algunos compartidos con Fiat (muy pocos) el resto sólo puede adquirirse como original.

Iveco Genuine Parts hace que cada repuesto tenga un valor respetable y no resulta amigable para quien adquiere un Daily de segunda o tercera mano.
La ausencia de segundas marcas/calidades intermedias y lo poco amigable que resulta el utilitario para adoptar repuestos genéricos (Un espejo retrovisor por ejemplo) hacen que su verdadero valor utilitario no se aprecie, valor que hoy se considera grande, pero bien podría ser enorme.


El modelo luce con naturalidad la imagen del Iveco sin tener que sufrir por sus proporciones, superado ese punto es en los detalles donde se fija la mirada.


Macro mediante es en el frontal donde más se le exige, la tampografía de Iveco definitivamente no es la mejor teniendo en cuenta el tamaño y comparadas con otras del mismo fabricante.
Sin ir más lejos, arriba, la del logo de YPF GAS no dista mucho en tamaño y resulta más nítida. El problema no es la tampografía en sí sino la base donde se aplica que no es regular.

Misma suerte corren los detalles en negro de los tres tramos de la grilla frontal.

Las ópticas delanteras son mejorables quitándoles las rebababas, pero son suficientes. Ambas son piezas con encastre de difícil diseño ya que tienen planos inclinados, partes redondeadas y angulosas, de ambas se reclama ocupar el espacio sin dejar intersticios.

La pintura celeste muestra que el paragolpes no es pieza aparte. Luce preciso y sin vicios a la vez que asegura una eterna y correcta posicion por ser parte de la matriz de la carrocería.


Ahora en una vista frontal los detalles mejoran, la insignia luce mejor ya que se anula el efecto corpóreo que se intentó darle.

Se puede deducir el orden de pintado: primero celeste, luego blanco y por último los detalles en negro.

La matrícula es interesante, sin ser perfecta luce con abolladuras que sufre la matricula real en uso. Errores felices les llaman a estas cosas.


Ya a esta altura está claro donde quisieron simplificar el modelo. La cabina evita insertos tanto como puede, así al paragolpes le siguen las luces laterales pintadas, el picaporte de la puerta era algo esperable en cambio.


El interior es un punto alto en el modelo, nótese la profusión de detalles del tablero y el volante más que pertinente.

El encastre del retrovisor luce como el comando interior del mismo... Pero es encastre, no se confunda.


Interior capítulo dos: Las butacas.

Más que acertadas, separada la del conductor.

La luneta trasera que generalmente queda sin uso, luce sin uso con gran realismo!

En el parabrisas arriba se lee "Distribuidor Oficial" la lógica indicaría que en las puertas estarían los datos del distribuidor o en algún otro lado... Pero no.


Limpiaparabrisas bien escalados y bien colocados.

La toma del capot es pintada, evitar insertos con pintura no resulta tarea fácil tampoco, reemplazaron una complicación con otra.


El espejo retrovisor es de buena factura, aunque se lo prefiere en tono negro mate para representar el plástico de manera debida.

La antena de radio resulta un tanto fálica, el espesor de la misma es mayor que los brazos que sostienen al espejo...


Como dato curioso, los modelos Turbo Daily para carga no venían carrozados, sin embargo había configuraciones que se repetían tanto que bien podrían salir de fábrica ya terminados.

Respecto a la zona de carga el modelo luce una configuración muy original, única, ya que sólo resulta útil para el traslado de garrafas. Las puertas laterales, la ausencia de barandas y techo, todo lo hacen inútil para otro uso.

Algo en lo que no vienen dando en la tecla es en la línea entre cabina y caja de carga, ya sea en éste modelo u otros donde el chasis pareciera encorvado o hundido como en éste caso.


Si quiere empezar por las garrafas le doy el gusto, hay garrafas, todas las que quiera, todas con su válvula y todas apuntando al mismo lugar.
Si me permite la crítica, o el chino nunca vió un camión de garrafas o pensó que el personal de reparto es detallista y acomoda las garrafas, una a una, en la misma dirección.
Uno se tienta de sacar pecho y decir en tono fuerte "Esa es la perfección laboral del garrafero argentino! Laburador y prolijo señores!"
Pero en realidad cualquier adolescente con una impresora 3D te hace una plancha de garrafas a escala y con posiciones una tanto más variadas y realistas.


En los laterales siguen presentes, aunque el efecto de estar puestas de manera idéntica es menos notorio (por suerte) Las cavidades son abundantes, tener el modelo expuesto al ambiente promete una limpeza difícil.

El espacio para las tampografías es mínimo y bien utilizado. Dicho lugar es pensado más para las señales dispuestas por ley (para los vehículos de cargas peligrosas) más que para imagen de marca.

Incluso la leyenda "Peligro Explosivo" usa de base el borde del piso.

La matriz tiene en cuenta detalles finos como bisagras y pasadores de las puertas.


En la parte trasera se hace evidente el tamaño inusual de las garrafas que deberían ser más pequeñas si son de 10 kg o más altas si son de 45kg.



El número de teléfono debería empezar con 0800, si lo busca en google encontrará la sorpresa 

Corresponde al Distribuidor Oficial Pihuel YPF GAS y en la página podrá encontrar al camión Iveco verdadero, incluso con la misma matrícula.


Imagino de la noche a la mañana que sentirán los choferes de la unidad más famosa de la empresa. Ver que su "ELO 666" ahora se vende en todo el país, incluso fronteras afuera.


El paragolpes trasero con sus ópticas es todo lo que deja Iveco en la parte de atrás, lo demás es chasis desnudo hasta la cabina.

Aqui podrían haber detallado las insignias que el fabricante pone en el paragolpe, en el espacio entre la matrícula y las ópticas, pero prefirieron dejarlo liso.

Las ópticas son a tres tonos, mejorables con paciencia quitando las rebabas.


Caño de escape y tanque de combustible, la altura de la caja naturalmente deja todo los elementos expuestos.

La altura del tanque respecto al piso y la distancia entre ejes no era la más adecuada, supe de unidades que tuvieron problemas con rampas de acceso.

El orden de pintado en la caja de carga es inverso al que se usó la cabina, primero blanco y luego celeste.


Elásticos de suspensión, diferencial y cardan, el conjunto ya es todo un clásico y norma mínima a la hora de detallar camiones en escala.


Para terminar las ruedas vienen de buen molde ya sea las delanteras o las traseras que se muestran en posición inversa. Muestran todo lo esperable y más si se considera que no se limitan a los bulones de fijación únicamente.

El modelo, hay que reconocer, es de una complejidad notable. No resulta viable lograrlo mediante una modificación de otro Iveco Daily a escala o (como se dice en éste mundillo) un Code3.
La combinacion de colores, logos, tampografías en espacios reducidos, la jaula en la parte de carga y la cantidad de garrafas resulta en una labor extenuante y sobre todo en muchas horas invertidas para lograrlo.
Sin embargo aquí sale como uno más, como si hubiera dado lo mismo que sea de YPF o cualquier otra cosa. Esa sencillez de tener todos los recursos.


Magníficent Iveco Daily!

lunes, 15 de junio de 2020

Dodge Panel - La Ideal (1937) Vehículos Inolvidables de Reparto y Servicio


Pretérita a la industria nacional, hija de la importación, la Dodge Panel resulta ajena a tecnicismos resultando intrascendente su potencia, su consumo y su robustez en términos aproximados o exactos.
Resulta fútil cualquier mensura que traduzca su desempeño en números, quizá útil para hacer comparativos entre vehículos, pero inaplicable a las unidades de éste período.

Principalmente se debe a que la comparación real de los autos y utilitarios muchas veces era con la nada misma, aún el espécimen mas elemental se veía favorecido a andar a pié, cabalgar o cargar objetos en una carreta.
Acaso no sería ése el comparativo de móviles aún más primigenios? La respuesta en otros países sería sí. Pero aquí para la década del 30 nuestro parque automotor era escueto prolongando esa dualidad de mecánica y la propulsión a sangre. No fué un boom, fue gradual, muy gradual hasta mediados de siglo pasado.

Se sabe de ésta Dodge que comulgaba con la forma norteamericana de hacer las cosas, un gran motor, chaperío grueso y dimensiones generosas. También se sabe que deriva de un sedán, lo curioso es que para aquél período la solidez no tenía medida, todo era en exceso, todo era durable y maltratable.

Así a la hora de pasar del sedán a la Panel Van no resultó un proeza de la ingeniería, el vehículo del que derivaba ya tenía sobrada estructura y motor, aunque en la mentalidad de "endurecer por las dudas" es posible que existan refuerzos a lo que no lo necesitaba.


El modelo a las claras no resulta un inolvidable provacando repudio de quienes siguen esta colección propuesta por Salvat. En efecto, que algo sea inolvidable significa que es permanente en la memoria y para muchos (la mayoría) ésta Dodge es una perfecta desconocida.

Años atrás, en charlas interminables con un colega respecto a temáticas en las colecciones notamos que para algunos es un período (de tal año a tal año) o un género (Pick Ups, sedanes, deportivos) o una marca (Ferrari, Porsche, Renault, Fiat...) incluso combinaciones (Deportivos de tal año a tal año).

Es decir, la temática de una colección puede ser tan específica o rebuscada como Usted quiera, también puede estar basada en conceptos aún más particulares, como son quienes coleccionan los vehículos que hubo en su familia, o los que tuvo en su vida...

Ahora Salvat al hacer uso del término inolvidables marcó para muchos el norte a donde dirigirían su colección: Coleccionar Inolvidables, que es coleccionar lo que uno no olvida.

Acaso la memoria de todos es igual para asegurar que cada modelo sería recordado? Pues no.

Pero antes de que los detractores/odiadores de redes sociales salgan a los gritos también voy a hacer esta pregunta:

Acaso la memoria de cada uno es un buen norte para una colección?

Pues si uno colecciona únicamente lo que recuerda, sería una colección desordenada e interpetable únicamente por un psicólogo:

Un Brabham de fórmula uno, el Fiat 600 del tío, el camión del sodero y el auto de Volver al futuro tienen la misma pertinencia ya que los recuerda. Ahora el Fairlane del abuelo no por que era un viejo amarrete que le daba miedo y lo mandó al inconsciente donde esta lo "no coleccionable".

En definitiva, cada coleccionista que se queja respecto a la condición de inolvidable de tal modelo es el mismo que pide "otro" modelo pero adornado con una escusa berreta.

Pero sobre todas las cosas, si uno colecciona únicamente lo que recuerda se pierde el descubrimiento.

Y perderse el descubrimiento sería jamás conocer éste modelo.


 Un modelo de fuerte carácter pictórico debido a su belleza intrínseca, no es exacto, no goza de tampografía o insignia alguna que la identifique como Dodge o modelo en particular de la marca.

Pero es pictórico en el sentido estricto de la palabra, la de ser digno de ser pintado o retratado, evoca el arte y la imaginación de tiempos pasados.

Modelo en mano la imaginación se dispara con más o menos pólvora pero se dispara...

Bien puede imaginarse verla pasar por la puerta de su casa...

  

O bien puede tener una imaginación un tanto mas elaborada...



Me dirá que es una foto, que no es imaginación.

La imaginación está en ver pasar a un niño en una de esas bicicletas con la rueda grandota adelante y una diminuta atrás...

Ver como circulaba por la vereda y pasaba por detrás de las Dodge...

Ver que cuando llega al local que asoma del lado izquierdo "La Casa de las Barandillas de Paragolpes" lo hacen bajar a la calle para que no moleste...

Muchos años después se convertiría en coleccionista y fervoroso detractor de las barandillas en paragolpes.


El modelo a escala en comparación con la fotografía no ofrece defecto alguno, incluso su tono marrón resalta su parentezco, parece arrancado de la imagen.

La pintura ofrece una delicada combinación de marrones en dos tonos que hace transpirar la calidad del mismo.

La carrocería no ofrece puntos débiles y otorga buenas tomas del ángulo que prefiera, en ésta foto en particular la visión trasera de las ópticas resulta inmejorable con su brillo.

El retrovisor parecería tosco aunque es propio de los modelos en ésta escala que no estan pensados para ser retratados así.


Respecto a la puerta se trata de la unidad 1, la que está a la derecha en la foto y que tiene un poco más de información respecto a la unidad 2.

Si piensa en la calidad de la matriz debe tener en cuenta que es el típico modelo de "visita" ya que es poco probable un desarrollo para un modelo de local habiendo preexistencias del mismo en otros países para otros fines.


Respecto a la gráfica es irreprochable, no sólo cumple imita las leyendas en los paneles sino que además reproduce el aspecto que tenían cuando se hacían en pincel: Pocos vértices, muchos redondeados.

El escudo debería ser blanco con el interior negro, o plateado, dado que la pintura metalizada para la época no era común se piensa en el blanco como más probable...

Y ante la duda... El chino puso marrón.


La retaguardia está dentro de lo esperable, pocas luces en posiciones poco ortodoxas (arriba, contra el techo) formas curvas y compuertas traseras dobles.

El paragolpes metálico y cromado es típico, con una forma mínima producto de su temple.



El escape no se contaba como ornamento ni digno de ser mostrado, apenas aparece.


Respecto al interior hay cierto desarrollo, se pueden ver formas y un volante propio de Dodge.

Aunque no soy experto conocedor de éstos vehículos para decir que es exacto, la conformidad llega con la ausencia de elementos "modernos" como un apoyacabezas, un estéreo o algún indicador añadido.


 La foto da testimonio, es un mástil.


 Los limpiaparabrisas en posición superior son un acierto, un buen detalle y la oportunidad de sumar cromo a un modelo que lo necesita.


El principal elemento llamativamente cromado es la lonja que tiene en el morro, junto a los paragolpes y tazas aportan el tono metálico mínimo indispensable.
Las ópticas podrían aportar lo suyo pero tienen un aro plateado, el tono de las transparencias es interesante, dan un toque sutil y no tan reflectivo.


Y repito no hay resgos distintivos a menos que tomemos ese notorio metal en su trompa como identificativo de la marca Dodge.

Por lo que veo en las fotos del utilitario real tampoco lucía muchas insignias, de las que estamos habituados ninguna, sólo ponía la cabra cornuda en la punta del capot.


Las matrículas son un párrafo aparte, para muchos fueron muy llamativas por su azul metalizado o espejado.

El tono seguramente se debe a que la pintura azul traslúcida y el fondo cromado del inserto que le da sustento se combinan en ese tono contranatura para la época.

Error para algunos... Para el que me vendió el modelo es  CA  LI  DAD   y fué lo que me marcó como el punto fuerte de éste modelo.

No sé si decir que esa matrícula es una mierda... Hay mucha gente que ama esa matrícula.

Piénselo así, casi 100 años despues no nos atrevemos a esos colores...


Las ruedas transmiten la robustez del vehículo, la taza cromada intenta darle elegancia pero detrás de la misma asoma un robusta llanta de rayos gruesos.

Buena elección de neumáticos.


Con todo lo bueno y lo malo el modelo resulta positivo para alguien que gusta de las Panel.

Bien luce al lado de la Panel anterior de Coca Cola y puede juntar tres con la Mercedes Benz 170 que si bien no es americana tiene mucho en común en términos de diseño. Las tres son foráneas y marcaron una época...


Magníficent Dodge Panel 1937!

domingo, 7 de junio de 2020

Jeep IKA Sabú Furgón (1965) La Planta de Café - Vehículos Inolvidables de Reparto y Servicio


Rediseñando el Jeep

De la mano de IKA el Jeep fué el primer utilitario de industria nacional, elemental por un lado y polivalente por el otro fué una gran acierto de parte de Industrias Kaiser pensando en el mercado local.
Usted podrá imaginar que por los 50s era tierra virgen y sobre un parque automotor escaso, pensar en un utilitarios, en el sentido que hoy se le da al término, era pensar en muy pocos vehículos con ése fin.

En ése contexto llega el Jeep, aquél vehículo rústico pensado para actividad rural y gente de buena salud que se aguante manejar expuesto a los elementos... Ya sea sol, lluvia, granizo, frío, calor, humedad y combinaciones felices de todo lo enumerado.

LOTE (sus): Terreno sin edificación o construcción alguna delimitado en su perímetro con escrituras a la venta.

Así como comprar un lote supone un proyecto sobre su uso posterior, el Jeep era la versión automovilística del lote. Era la base de un proyecto de vehículo, incluso hay una versión de Jeep Cargo que ni carrocería de Jeep tiene, una suerte de planchón con un asiento y motor.

En efecto, la utilidad del Jeep per se era limitada, oblar su costo para usarlo con su "confort" original no era la ecuación que mejor resultado daba y respecto a su "utilidad" también.

Así el Jeep fué la semilla para que se desarolle de forma paralela la industria carrocera, podía encontrar fabricantes como Facma, Rudal, Compreg y Mancar (por nombrar algunas) y dentro de ése grupo estaba la carrocera Sabú.
Nacerían versiones Pick-Up, Rural y furgón del Jeep dependiendo de la cabina añadida por la carrocera sobre las versiones corta y larga del Jeep IKA.

En el caso de Sabú la carrocería añadida era de chapa doble Nº18 (chapa gruesa) con perfilería para reforzar los laterales y techo bombé, no se abulonaban sino que se unían con soldadura.
Otro aspecto particular era lo modificación de las puertas laterales para darles mayor tamaño y un acceso a la parte de carga por la parte posterior mediante una compuerta simple de apertura lateral.

El respetable espesor de la chapa, sus refuerzos y la soldadura... Sabú más que un utilitario fabricaba un tanque de reparto.

Hoy se puede decir que la calidad del trabajo y los materiales empleados eran superlativos, las unidades sobreviventes sufren el paso del tiempo de manera pareja, como si hubieran salido así de fábrica.


Interesante el desarrollo para entender éste IKA Sabú, ahora sí le puedo decir: Mi principal impulso para adquirir éste modelo es el café.

No soy un jeepmaníaco, pero mi relación visceral con el café excede los límites del vicio.

Usted se preguntará por qué no colecciono café... Por que me lo tomo...

Otra afición que tengo es la gráfica de antaño, la cartelería antigua de puño y pincel, ése arte anónimo que daba uso de la belleza como principal atractivo y lograr su fin comercial.

Póngase una camisa blanca, un suéter de cuello V y arrímese (con un café en la mano) a la persona que tenga cerca a la tarde y dígale "Tengo afición... Por la gráfica de antaño... La cartelería antigua de puño y pincel... (Tome un sorbo de café) Ése arte anónimo... Que daba uso de la belleza como principal atractivo..."

Y después se raja! Se manda a mudar! Salga de escena! Por que si se queda la puede cagar como la cagó quien escribe.

Volviendo al modelo y su gráfica, déjese llevar por la letra C de la palabra café pasando detrás de las demás palabras. Note el contorno blanco que la resalta junto a las demás.

Luego en la parte inferior el romanticismo de la dirección en tipografía legible, clara, con efecto de sombra en color negro, toda una época fué así.

El uso de puntos para separar la información entre dirección, teléfono y localidad. Los puntos fueron un recurso valioso para reemplazar el espacio necesario entre los datos. Así en una distancia limitada (en éste caso el largo del furgón) se podía utilizar una tipografía más grande, la misma para ser separada por espacios, requería al menos un metro más de longitud.

Otro aspecto son los sintéticos números telefónicos de antaño, con varios dígitos menos (Y más fáciles de memorizar).

El tampografiado estuvo a la altura de la circunstacias, refleja el viejo modo de hacer las cosas de manera excelente.


Respecto al modelo es una nueva versión del Jeep más conocido en su parte delantera, rostro archiconocido que los modelistas de raza hacen con ojos cerrados. Junto al VW Beetle es uno de los modelos más populares y sirvieron de inicio a muchas colecciones.

Punto en común, vehículo omnipresente, no debe existir país alguno sobre la tierra que no tenga éstos vehículos en su parque automotor, si se le suma su longevidad y su uso recreativo se entiende como su existencia migró de vehículo militar a ícono pop.

Todos eruditos, podemos pasar a revisar la matriz que da sustento a las formas de la parrilla y los buches de los guardabarros delanteros, las ópticas y marcos de las mismas, su paragolpes espartano y parabrisas modesto.


El toque de calidad se logra con las luces de giro que son insertos y no pintados.

Asoman los elásticos de suspensión delanteros detrás de unas ruedas muy adecuadas. Representan llantas de chapa blancas con sutiles toques en negro para bulones y grasero al centro.



Espejos retrovisores de calidad suficiente para su categoría acompañan limpiaparabrisas extremadamente discretos, parecieran ser parte del parabrisas plástico, pero los reflejos sobre el mismo dan cuenta de que no son pieza aparte.

El detalle de la puerta que Sabú supo conceder a la unidad. Aquí es donde el "Manual del buen jeep a escala" deja de servir.
Todo lo que resta detrás de la línea del parabrisas es "Sabú a escala" salvo las partes bajas que sigue siendo Jeep.

Como detalle la matriz refleja la bagueta dibujando una Z sobre la puerta, la misma levanta la línea del capot hasta la línea de la nervadura posterior de la puerta.


Debajo de la puerta conserva el peldaño original, ahora que el Jeep tiene techo, el uso del mismo no es tan libre... No sin casco.

La carga de combustible sigue siendo la misma.

El ángulo con que remata la carrocería en la parte trasera es la original de Jeep y pensada para uso off road, el escape sale a una altura mayor en consecuencia, casi detrás del paragolpes.


Zoom permitido, pone en evidencia la tampografía de JEEP de manera óptima.


Hacia atrás el paragolpe trasero toman como base al delantero, digo como base ya que sobre el mismo tiene esos agregados, resulta lógico ese plus a la defensa ya que la carrocería está casi sobre la línea de la defensa.

Detalle de la matrícula a la izquierda, color naranja y previa a la normalizacion a negras. Al ser la unidad de Mar del Plata tuvieron el buen tino de elejir la Provincia de Buenos Aires.

Luces traseras simples como las del vehículo real, con esos insertos las resolvieron sin dificultad.


La tampografías siguen de nota alta y atrás dan su toque especial.


Llegamos a una visión completa de la parte posterior donde se aprecia la compurta trasera de apertura lateral que ofrecía Sabú con picaporte a la derecha atendiendo el sentido de carga y descarga cuando está estacionado.

El diseño es particular, la lógica indicaría que la parte posterior debería ser plana y no con un plano inclinado hacia su interior.

El origen de esa inclinación, lo más probable, sea por las ventanillas disponibles para la versión vidriada que eran las que usaban los colectivos de entonces y que tenían esa forma en su parte trasera.

Arriba el techo bombé en dos planos, gran detalle que deja adivinar como eran construidas éstas carrocerías, considerando que se ofrecían para Jeep corto y largo, el techo eran dos superficies de chapa que se deslizaban a la longitud requerida.


Y todo el trabajo sobre el Jeep redunda en ésta foto: Donde el interior es verdaderamente el interior.






Un modelo con atractivo múltiple, a quien lo adquiera por ser un Jeep le seguirá otro por amor a IKA, cuando no un sibarita por lo exótico que piensa en Sabú... También puede pensar en un sujeto amante del café... Ya conoce uno ahora.


Magníficent Jeep IKA Sabú!