Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

jueves, 20 de febrero de 2020

Mercedes Benz 170D - Pick-Up (1954)


En tiempos pretéritos ver un Mercedes Benz no estaba directamente ligado a una posición de status, la línea 170 distaba del lujo y se reñía más con el concepto de utilitario.
Era un Mercedes, pero no con el significado que tuvo en décadas siguientes ligado al lujo y prosperidad económica del propietario.
La línea 170 era más cotidiana, siendo usada como vehículo de trabajo regular en su configuración de PickUp, Furgón, incluso como taxi en su versión original de cuatro puertas.

Unos de los pioneros del Diesel en vehículos de porte modesto, ya que por la década del 50 era un combustible propio de vehículos pesados, incluso había camiones impulsados con nafta.
El Diesel no era tan difundido y tenerlo disponible en un auto o camioneta liviana era toda una novedad.


Mercedes Benz ya tiene larga fama de excelencia en sus productos, si suma al modo de hacer las cosas en los 50s, donde los bienes durables eran durables en serio, cada vehículo de estos tenía una vida útil para dos o tres generaciones.
Constituidos en chapa descomunalmente gruesa e impulsados por un motor 1.7 litros de compresión moderada el vehículo era eterno.

Pesado, cerca de las 1.3 toneladas, con un motor de Diesel delantero y longitudinal (Si ve el modelo no hay otra forma de ponerlo) de 1.7 litros y 40CV a 3800 RPM. Aún con ese peso y esos 40CV llegaba  a los 100 km/h.

Dentro de las novedades técnicas que tenía el 170 estaba el sistema de suspensión independiente que según se comenta era muy efectivo, aunque visto con ojos propios no recuerdo un sólo 170D con sus ruedas en posición vertical.
Sobre todo en el tren trasero siempre con comba positiva que dejaba la pisada del neumático metida hacia el centro, ignoro si era así el diseño y cómo deberían lucir.... O si nadie pudo regular de manera eficiente dicha suspensión.

Hasta el día de hoy veo unidades restauradas, chatarras y fotos. Lucen exactamente con la misma posición de ruedas desde los años en que lo veía más asiduamente, épocas en que un vecino disfrutaba de uno cuatro puertas color marrón metalizado... Al que cariñosamente le decíamos el "pollo al horno".


Felizmente la versión utilitaria del 170D con su caja de carga de líneas rectas rompe con el linaje aviar del auto al que debe su existencia.

Incluso resultó ser un vehículo de culto para muchos que decidieron restaurarlas y volverlas a su gloria original o customizarlas discretamente con detalles en madera en la caja de carga.
Los resultados en todos los casos son altamente favorables: Se tiene un Mercedes de uso diario, mecánica sencilla y que no necesita cuidado extra.

El modelo copia la ruta del utilitario real, ambos llegaron como importación y ambos fueron resueltos para una demanda que no es exactamente la local:

...Así el real resultaba "modesto" respecto a su volumen y capacidad de carga para el uso local que se inclinaba más al estilo americano.

...Así el modelo resulta simpático, recordable, pertinente pero no fundamental para una selección de vehículos locales.

En esa tibieza, entre un sí y un no, se encontrará éste vehículo.


Como todo utilitario derivado de un auto, se encontrará medio auto al detalle y una caja de carga que resultará desentendida de la cabina y trompa tanto en diseño y cantidad de detalles. 

El modelo sólo debe copiar lo existente.

Así vamos a ser extensos en el frente donde los detalles por naturaleza abundan.


Empezando por dos limpiaparabrisas cromados dispuestos desde el techo, respetando época y estilo.


El otro detalle es un profuso paragolpes delantero casi ornamental, abundante y macizo, la matrícula queda tapada en gran parte por el mismo, no es error del modelo, por ése entonces era muy habitual que la defensa delantera obstaculice la placa identificatoria.

La parrilla delantera, en cuotas.

Cuota 1 de 2 (mastercard dixit), la parrilla es buena, de innecesaria intervención por parte de quien compre la miniatura. Tiene profundidad y bien delimitados los detalles en cromo.

Puede llegarse a discutir si la parrilla era toda cromada, ya que para los 50s era lo esperable, y esto que vemos sería una "modernización" posterior...

La respuesta es "So... o Ni". Yo me inclinaría por una completamente cromada, sería lo esperable, sería lo correcto. Pero queda más linda en negro contrastando con ese amarillo tan abundante...

Yo la conservo así, si algún purista me viene a señalar el error, pues diré simplemente que se conserva como vino.


Cuota 2 de 2, La parte superior de la parrilla guarda como sorpresa una pequeña estrella debajo de la principal, viendo el detalle microscópico, parecería pieza aparte... Como un botón a presión.

O puede que simplemente sea mugre...

A fines seductivos vamos a decir que es una pieza aparte.

Arriba, imponente, la legendaria estrella.


Gastos de mantenimiento: Notas atrás me observaron cuando calificaba OTRA estrella de OTRO Mercedes de maneta negativa ya que la veía demasiado tosca y gruesa. Calificación negativa que iba contracorriente de los comentarios.

En ésta ocasión tenemos la estrella que vale la pena, la métrica para decir por que la otra estrella se calificaba negativo.



Camioneta importada, miniatura importada, interior bonito.

Tapizado en gris, volante a dos tonos (Negro y cromo).

Como traje de finado, llegó y no hace juego con los otros modelos de la editorial con interiores negros como norma.

Aunque no hacer juego aquí tiene un significado muy positivo.


Llegamos a la caja de carga, de barandas altas y nervaduras discretas. No ofrece aperturas hacia los lados aunque pareciera.

Debajo, la moldura del guardabarros trasero original del vehículo asoma en un último intento de dar armonía al conjunto, en parte lo logra.

Nótese el detalle de las ruedas con tazas genéricas, esperaba al menos una estrella en relieve al centro. Otra vez será...


Vista de arriba ofrece un piso de chapa plegada y tímidos pasaruedas que hacen pensar que era un piso relativamente alto respecto al suelo.

La rueda de auxilio es interesante, le cortaron el tubo de encastre al eje que llevan las ruedas "en uso" del modelo, dejándola con un aspecto más real.
Se suele usar la misma rueda y se usa dicho encastre para fijarla contra la pared, dejándola con la parte más estética contra el interior.
Es un paso adelante, diferenciar rueda de auxilio respecto a las otras. Ahora sólo falta que dejen de ponerle la maldita tasa cromada.


Del otro lado de la caja de carga se puede encontrar la tapa del tanque de combustible y el detalle del escape en color metálico.


Al llegar a la parte trasera avisados de que sería pobre el desencanto no tiene lugar.

Que sea pobre pero prolijo! Efectivamente ya no es lugar de ornamentos y detalles embellecedores.

Un generosa compuerta trasera con una estrella en relieve...

Dos luces traseras minúsculas, pintadas a dos tonos sobre carrocería...

Y un paragolpes extremadamente simple que es todo lo contrario al delantero...

Éso sería todo lo necesario, todo lo suficiente y todo lo pertinente para cerrar el modelo de manera correcta.




Magníficent Mercedes Benz 170D Pick Up!

sábado, 15 de febrero de 2020

IKA Torino S - Policía Federal Argentina (1970)


Cuando se comenzó esta nota resultó ineludible la referencia a un humorista local, quizá el más famoso, conocido como "El Negro Álvarez". Dentro de su acervo de cuentos hay uno breve, un diálogo pintoresco que procederá a leer:

-No sé... Así como me vé... Vine chupado (borracho) en un Torino de Carlos Paz la otra noche.

-Ud. tiene un Torino?

-No, el Torino era de la policía y el chupado era yo.

Eso era todo para probocar las risas, de lo que se desprende que hacer reír en los ochentas no era algo muy difícil, pero también se desprende otras cosa: El chiste funciona si es un Torino.


Es que se supone que no cualquiera podía tener un Torino y pensar un viaje a Carlos Paz en el mismo (40 kms) suponía tambien una erogación en combustible ya que el auto brindaba su potencia a cambio de un consumo importante, súmele copas y actividades nocturnas propias de soltero, todo redunda en un importante nivel adquisitivo.


El patrullero ideal debe combinar dotes deportivos con eficiencia mecánica y consumo medido. Son vehículos de mucho uso que necesitan esos tres pilares (andar rápido, no romperse y consumir poco combustible) para ser un patrullero exitoso.

El Torino tenía dos pilares, siendo el consumo su talón de aquiles, su vida policial estaba sujeta a la recepción de fondos para el combustible necesario.
Por eso no es de extrañar que se trate de la Policia Federal y no de un distrito local, ya que los fondos con los que cuentan son diferentes.

Por cierto, los destacamentos regionales daban uso regular a los Renault 12, bien podrían tomar nota la gente de la editorial para futuros números.

Por otro lado no hay que ignorar el valor simbólico, si un malviviente planeaba un atraco por ejemplo, debía incluír entre las contingencias la posibilidad de ser perseguido por un Torino y no había auto más rápido para escapar por ése entonces.

El modelo:


El modelo no es el mejor Torino existente pero dentro de los Torinos que viene ofreciendo Salvat es uno de los mejores, sigue teniendo defectos sobre todo en el baúl, donde una cuestión de longitudes y la horizontalidad de la línea que sale del pasarruedas es tema de eternos debates.

Si busca dentro de modelos anteriores de Torino, encontrará la famosa línea con mayor o menor inclinación, considerando los intentos anteriores, éste es un paso al frente. Perfectible como todo la línea mantiene un paralelismo al zócalo que la lleva a los márgenes de lo aceptable.

Hoy el tema abandona la línea y se concentra en la longitud del baúl que se le nota alargado, con un paragolpes envolvente que si bien es importante hacia los lados no llega a las cercanías del pasarruedas como en el auto real, cuestión de milímetros, pero en escala se sienten.


Respecto al frente es una novedad ya que con esa parrilla hasta ahora no había sido reproducido.
Así sin tocar es la que mejor les salió hasta el momento, la coupé con la primera versión tiene una buena parrilla pero las ópticas son inadecuadas, la ZX que tanto sufrimos también tiene un descalabro óptico importante... Éste Torino resulta en contraste natural.


Aún cuando le falta un marco cromado que va por el contorno de todo el frente, luce natural, es la fuerza de las formas, de las proporciones y los volúmenes.
Cuando eso está bien, las ópticas torcidas y los faltantes minúsculos quedan dentro de lo mejorable, pero se tiene un Torino.

El paragolpes delantero es suficiente, ya vienen dando acabadas pruebas de que son posibles en infinidad de modelos desde hace décadas, no vamos a maravillarnos.


Las luces de giro sí son interesantes, por tamaño e intención de ser a dos tonos, una más lograda que la otra aunque son muy poco notorias: Si se atiende al detalle, el paragolpes de la miniatura se interrumpe para darle lugar a las mismas.

Es uno de esos casos donde un encastre providencial, casi soñado, se cumple con esfuerzo para un fin minísculo como esas luces de giro.

En el centro, el toro rampante con su corona lo es todo, se las ingeniaron para meter tampografía en un lugar cóncavo, interesante.


La parte trasera responde al manual del buen hacer respecto a la combinación de tampografías e insertos. En modelos premium son las ópticas las que traen consigo el marco cromado, sin embargo aquí bien recurrieron a una sociedad entre la tampografía en la carrocería y el inserto para lograr el resultado.
 
Sin tener en cuenta las ópticas, sólo como insertos cuento el paragolpes, matrícula y antena de radio.

El caño de escape en tono metálico...

Todo suma, pero uno sigue preguntándose por que el total se vé tan abultado.


Son las ópticas traseras, en tres tonos y dos cuerpos, una configuración poco habitual en diecast, llamativa, que demuestra trabajo y de aplicación prolija.
Es innegable todo lo que suman al modelo en general y la vida que dan a la parte posterior. De las mejores luces traseras que nos ofrecieron hasta el momento.

Al lado la tampografía de IKA RENAULT ilegible, pésima. Por lo general son bien ejecutadas pero aquí la muestra de que no siempre salen bien las cosas y por eso en cada análisis de un modelo se toca éste tema y se festejan cuando salen bien.

Por suerte no logra eclipsar las ópticas, menos modelo en mano donde es un detalle imperceptible.


Las escobillas cromadas y bien dispuestas son todo lo que un agente del orden necesita.


Además de un interior discreto y genérico (No, no se van a poner a reproducir los pormenores de un patrullero).

El espejo retrovisor está a tono y cromado luce muy bien.

Picaportes genérico, tipo rayita en relieve y pintado en plata, ya un clásico de la economía diecastera.



Ya en tema estrictamente policial, es hablar de tampografías e insertos, para ser sintético todos los elemntos son de buena calidad y aplicación.


La puerta es de rigor y luce muy bien, no necesita más explicación.


Sobre el guardabarros se mezclan lo que son las tampografías del auto "Torino S" y el númeto de móvil "227".


La tapa del baúl y las matrículas delantera y trasera dan nota de la pertenencia del patrullero.


Y que es de un móvil policial sin sus sirenas? Pues nada! Aquí se pueden apreciar las mismas, con más elementos sonoros que lumínicos según la usanza de aquél entonces.

Sirena tipo "licuadora" de poder lumínico pobre comparadas con las actuales, el inserto no es de lo más feliz ya que perdió en partes el detalle metálico de la base.


Respecto a la barra y bocinas me llamó en principio la atención que estén en negro, siendo lo esperable el color aluminio o cromo.

Viendo fotos de la web de la unidad que conserva la Policía Federal son de color negro, aunque desconozco si es por alguna "actualización".

Nota: Hay dos Torinos de la Policia Federal en conservación, la unidad 221 que tiene la barra de color metálico y la 227 que la tiene en color negro (Que es la que reproduce el modelo).


Es un modelo interesante que deja abierta la pregunta respecto si vendrán más patrulleros, como se escribió más arriba hay modelos como el Renault 12 que ofrecen una base excelente, también hay Peugeot 504 y Ford Falcon, todos en algún momento sirvieron a las fuerzas del orden... Les llegará su turno?

Mientras se espera, el Torino se jactará de ser el único.


Magníficent Móvil 227 de la PFA!

miércoles, 5 de febrero de 2020

Renault Trafic (1986) - Autos Inolvidables Argentinos



Volkswagen la tuvo fácil con la Kombi la primera mitad de los 80s, con un parque automotor que sólo conocía de autos y camionetas, un furgón tenía nicho propio y tenía aplicaciones infinitas, incluso uno se aventuraría a pensar que era más utilitario que las clásicas pick-ups.

Si nos paramos en 1985, nuestros furgones se resumían a la oferta de VW y pequeños furgoncitos de origen nipón que entraron a principios de los 80s (Daihatsu, Subaru, Honda y todo vehículo oriental con forma de pan lactal que se decidió a habitar el suelo argentino).
Pero los 80s eran de Renault, los fans de la marca al leer esto lloran por que el prestigio de la marca llegó a su tope en ésa década para luego seguir un constante proceso de desencanto hasta nuestros días.
Con la suerte del campeón no importa que producto sacara la marca, la gente lo quería, sacó el R18, la Fuego, R11, R9 y seguía estirando la vida del R12, todo era deseable, todo era de una calidad superlativa... Y aparece la Trafic en 1986.

Para los que no lo vivieron, el momento se los resumo así:


Un buen día en la TV nos encontramos con éste sujeto, con un notorio problema de visión tras el volante de un Trafic (Que... nadie sabía que era una Trafic), claro que uno pensaba que estaba viendo un avance de una película ya que a las vans las conocíamos por series como Brigada A o alguna que otra película de acción generalmente.

Pues bien todo estaba armado y la indicación era clara: Seguir a la Trafic gris de la joyería.

El problema es que detrás de la Trafic gris de la joyería salió otra Trafic del mismo color pero de unos decoradores y nuestro amigo oriental se va tras la segunda Trafic perdiendo el objetivo.

El resto es un corto de ritmo acelerado donde tratan de manera infructuosa de dar con la Trafic de la joyería, objetivo que pasa a ser secundario para la publicidad, ya que en todas las maniobras para tratar de dar con la primera Trafic de la joyería se enrieda con mas Trafics: De escolares, diarios, mueblerías, turismo, confiterías, helados y un largo etcétera que hacían dar nota de todas las aplicaciones posibles de éste nuevo utilitario...


 ... Además de su dureza.

Si bien la publicidad gozaba de abundantes efectos especiales, respecto a las aplicaciones y aceptación de éste utilitario se quedó corta.
Uno veía en la TV calles únicamente con Trafics y ningún otro vehículo, lo que le daba un marcado tono artificial. Lo que no pudo preveer es el grado aceptación que tuvo éste noble vehículo.
En cuatro años "limpió" el parque automotor de Kombis y demás microvans, ahora todo era Trafic.

Al punto que "Trafic" dejó de ser el nombre propio del modelo de Renault para transformarse en el nombre generico de éstos tipos de vehículos... Al punto que en Argentina no se dice "van" se dice "Trafic".

Con posterioridad otras automotrices debieron sacar sus productos respectivos para no perder ese nuevo y jugoso nicho comercial, la principal competencia la terminó dando la Fiat Ducato.

Este tipo de utilitario en su formato de minibus resultó ser muy efectivo para traslado de pasajeros entre poblados chicos y las capitales cercanas, de más está decir que importaba poco si uno venía en una Renault o en una Fiat... Simplemente decián "Me vine en Trafic".

En la actualidad llegué escuchar que le dicen Trafic a los minibus de IVECO, los Turbo Daily... El que pega primero, pega dos veces... Pero en éste caso parece que pegó tres.

El Modelo:


El modelo se podría decir que está obligado a ser de la vieja escuela, mucho zamak, modelo macizo, pesado, no da oportunidad al fabricante a poner partes plásticas con alevosía (Como lo hizo con la Renault Rodeo que veremos más adelante, en el que tan sólo la cabina es de fundición y el resto es todo plástico).

El color más allá de cuestiones estéticas es de rigor, la Trafic se entiende blanca, vinieron otros colores pero por definición es blanca, blanca como papel en blanco, con una enorme superficie trasera esperando alguna nomenclatura, o simplemente una más discreta en la puerta.


El frontal de la misma (macro mediante) arroja falencias en los encastres de las ópticas delanteras pero en mano resultan suficientes y consistentes con lo que se esperaba.

Opticas diseñadas para quedar así y no ser fotografiadas así, pero no es por ir en detrimento del modelo, sino que es ir en busca de otras bondades:


Si puede pasar por alto la óptica, ya sé que esta grandota y omnipresente, puede ir a la tampo de Renault sobre la misma y ver que la matriz le ofrece relieve.

Que significa esto? Que si la matriz era lisa y ponían la misma tampografía todos contentos. Es una buena tampografía sin lugar a dudas pero aquí es más: Ése relieve implica laburar más la matriz de la carrocería y buscar la coincidencia con el tampografiado etc... etc... SE AGRADECE.

El rombo de la parrilla que en mano es diminuto y sin más detalle puede mostrar que tiene lo suyo con barras de distinto espesor que le dan más realismo.


Ahora, con tomar un poco más de distancia... No mucha... Apenas la suficiente para rozar la decencia... Podrá ver los frutos de una tampografía en relieve.

Una Trafic en su versión primera, con una parrilla poco ortodoxa y saliente, como si no hubieran tenido lugar para alojar el motor.


Con espejos retrovisores integrales y pocos efectivos para las dimensiones del vehículo. La Trafic pasaría por sucesivos reestylings donde irían puliendo todos estos detalles, agiornando la trompa a las nuevas modas y dándole retrovisores más generosos.


El lateral que se podría presumir simple tiene en su complejidad en seguir formas y pliegues específicos y a la vez dar existencia al sistema del portón corredizo lateral, cero insertos, todo matriz... Gran matriz.


Los interiores son una novedad a dos tonos, como un gol de otro partido, se esperaban (con bronca) en riguroso negro. Encontrar esto resulta esperanzador.


Aunque si dejaban negro el tablero no me molestaba...


Siguiendo el hilo de las novedades esta el caño de escape detallado de punta a punta... Pieza separada...

Aquí ya solamente nos queda pensar que esta Trafic es una "visita" de otra colección de mejor calidad, una segunda (Segunda? Tercera? Cuarta?) edición de la misma.

Las ruedas también son de nota alta, de buena definición, bien pintadas y con excelentes neumáticos.

Hay un plus de calidad que no es propio, se siente cierto aroma europeo... Usted me entiende...


El techo está dentro de la suficiencia para cerrar el modelo. Me creería que mientras alistaba el modelo no lavo el mismo?
Tan acostumbrado a ver que siempre les lavaban los laterales y rara vez el techo se me pegó la costumbre.

Si no se es basquetbolista, el techo no resulta amigable en lo más mínimo para ser lavado.


La parte trasera es muy consistente con la delantera, ópticas a tres tonos y todos los detalles necesarios para ser una digna reproducción de nuestra Trafic.


La matrícula trasera peca en su espesor pero se perdona, uno elogiería la claridad de la misma y su proligidad, pero viendo la insignia de Trafic más arriba se guarda elogios para más tarde.


Efectivamente uno debe dejar nota expuesta sobre las bondades de la insignia de Trafic tan bien ejecutada pero igual sigue guarndo elogios para más adelante...


Y todos los elogios se los entrega a ésta última y modesta tampografía que reza "2 litros, 5 velocidades".
Efectivamente las otras son impecables pero son de mayor tamaño y la dificultad está en resistir la nitidez a menor tamaño, la palabra "velocidades" está al límite de los posible.

Estamos así frente a un modelo muy esperado y muy solicitado.

Modelo que siguiendo los pasos del vehículo real espera mil y un personalizaciones, ofrece una muy buena base para cientos de proyectos que deben estar en curso.


Magníficent Renault Trafic!