Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

sábado, 16 de junio de 2018

Volkswagen 1500 (1982) - Autos Inolvidables Argentinos


La vieja receta para llegar a un 1500 era buscar un Hillman Avenger y modificar ópticas traseras y delanteras. Los resultados eran variados dependiendo el pulso y la suerte, vale aclarar que el pulso es más constante que la suerte, quien haya puesto manos a la obra con cualquier modelo sabrá muy bien la diferencia.
Supongamos que modifica de forma magistral una óptica delantera, de manera rápida, fácil, la modificación hasta resulta natural, no sabe concretamente que hizo pero a la primera intentona quedó de maravillas... Bien, se debe hacer lo mismo nuevamente con la otra óptica, repite los pasos pero no queda igual, el resultado es el que esperaba para la óptica que puso primero: Una porquería.

La suerte en su condición es de suceder una sola vez, es muy raro que se repita, entonces la suerte no es del todo buena en ópticas, luces de giro y todo lo que vaya de a dos. Puede ser bien acogida cuando se trata de la insignia, la patente y todo lo que es único y no se repite al menos en el mismo plano del modelo.
Resumiendo hace falta técnica, pericia y experiencia. La contraparte es el costo de un Hillman Avenger que hacía pensarlo dos veces antes de meterle mano. Algunos lo hicieron, otros lo mandaron a hacer. Pero muchos (más de lo que se piensa) usaron el método de la dentadura postiza.

Dicho método toma su nombre por que se toma el modelo y se acomoda con la lengua.
Empezando por el nombre, tienen un Hillman Avenger original pero lo llaman Dodge 1500, jamás volverán a llamarlo por su verdadero nombre.
Luego van a ponerlo junto a los demás modelos en el perfil que más coincida con el pretendido Dodge ocultando ópticas... Y si pasa... pasa!
Pero si alguien se lo hace notar se saca el as de abajo de la manga: se dice "Se desvaloriza el modelo si lo toco" o... "Estoy esperando que me lo modifiquen".
Hay toda una tradición oral nacida de épocas de vacas flacas donde uno con suerte compraba algo parecido a lo que quería y festejaba como si fuera la reproducción mas exacta.


Luego nos trajeron el Dodge 1500 de manera masiva, inmediatamente surgieron planes para modificar los mismos a VW 1500, pero molduras, ópticas e incluso la insignia de VW en la parrilla hacen de esos planes verdaderas pesadillas.
Ahora tenemos la suerte de contar con VW 1500 puro, sin recurrir a nada y se lo mira pensando en el trabajo ahorrado, no es que uno pretendía tenerlo como sea pero... Qué bueno es tenerlo!
El autor ante todo pide disculpas a los amantes de este modelo por la poca emotividad pero considera que el 1500 mas lindo es el que no se reprodujo, el de ópticas grandes y paragolpes cromados.

Respecto al auto real fué uno de los pilares para el asentamiento de VW en Argentina, continuando la fabricación del Dodge 1500, un mediano de mecánica probada y mejorada... y mejorada sobre mejorada.
Este auto se ofrecía junto a la Combi y el Gacel, el primero utilitario y el segundo un sedán de líneas muy alemanas y costo considerable para la época.
El VW 1500 fué nuestro Fusca, duele decirlo ya que mucha, MUCHA, gente siente atractivo por el Beetle y mientras en otros países es algo básico aquí es un auto exótico y por exotismo se va a caro en dos segundos.


Los de VW lo sabían, por lindo no ganaba, por performance tampoco, el slogan de este auto fué claro y uno de los más exitosos y recordados por generaciones: VW1500... Anda, anda y anda.

El auto que no se rompe, el auto que no da dolores de cabeza, el auto de la familia que cumple con todos, auto confiable que los mecánicos sólo lo ven pasar.

Bueno de vez en cuando algún 1500 terminaba el mecánico: Jefe! Conoce la calle Altolaguirre? preguntaba y seguía viaje.

Ya para fines de los 80s lo equiparían con una caja de cinco velocidades, la última modificación, no había forma de sacarle más jugo a esta naranja.


El modelo es interesante ya que sigue los mismos pasos del auto original, nace de un Dodge 1500 con nuevos insertos. Modificamos la matriz aquí y allá, quizá más que el auto real para que entren las ópticas que triplican fácilmente el tamaño respecto a las del Dodge.


El trabajo en el frontal es invasivo, borran todo rastro del viejo rostro, buscando llevar un diseño curvo a líneas rectas.
El modelo luce unas ópticas delanteras precisas en tamaño, perfectas en encastre y tienen unas rayas verticales que en las luces de giro quedan bien... pero en la principales no.
Las espigas plásticas de las ópticas son de un diámetro exagerado, pasan factura dejando un círculo oscuro en el centro de cada una...


El paragolpe perfecto, envuelve, acompaña, está alineado, tiene un línea gris simulando la línea metálica que tenían los reales, muy pero muy bien.
La patente se me pixela, por mas que intento mi cerebro se resiste a verla. Igual, de todas las fallas posibles siempre prefiero que sea la patente y no otra cosa.


Atrás hay otra matrícula poco feliz. Pero si se mira al lado, la tapa del tanque de combustible vista en esta foto muestra lo interesante que es, mucho detalle para ser algo pintado.
Otra curiosidad, tenemos un extraño caso de insertos tampografiados, al cubrir toda la retaguardia del modelo prácticamente obliga a ponerlos donde deben ir, el resultado es magnífico, Se lee claramente VW 1500 en un extremo y 1.8 en el otro.


Las ópticas traseras son de una complejidad importante y lo logrado es elogiable, ópticas de tres tonos con dos líneas horizontales y borde negro es mucho trabajo.

Extraño el listón naranja que va de un lado a otro?
Sí, peca de delgado, el mismo debe quedar alineado con el borde superior de las ópticas y aquí va mas abajo. Es un detalle que se acepta y perdona por que corregirlo seguro termina en rotura, es un detalle muy delicado.

El paragolpes trasero es el reflejo del delantero y lleva la misma nota, cumple muy bien.


El interior sorprende, el volante busca respetuosamente las formas del original y el tablero muestra los cuadrantes inclinados característicos de éste auto. La consola central llena de botones parece un auto japonés de alta gama pero es calefacción y radio.


No tengo memoria en ésta colección que llegen los detalles de tal forma hasta abajo: el guardaobjetos con perilla, el fuelle de la palanca de cambios y el freno de mano es... "generoso"

Cargando con el costo político del freno de mano lo nomino al "interior del año"


Claro! Cómo no lo voy a nominar si todavía tengo los apoyacabezas huecos para seguir sumando!

Saliendo, delante de los mismos tenemos el espejo retrovisor, bastante importante en sus dimensiones pero refleja el espejo que se le había adaptado para respetar las "nuevas modas" de los 80s.

El burlete del parabarisas pasa calor y pierde su color negro en algunos lugares cuando se le presta atención.


Bien los limpiaparabrisas, el negro los ayuda a no ganar un protagonismo innecesario.


El talón de aquiles del 1500, no importa que tan fuerte sea la lavada de cara, la curva que baja de la luneta trasera tiene un olor a 70s que no se lo saca nadie.

Curioso es el caso de la rural de éste auto, luce muy bien su atemporal parte trasera al ser recta. Incluso con otras rurales de los 80s peleaba en mejores condiciones.


El conjunto llanta y neumático soluciona las ruedas de manera óptima, dado el modelo depende mucho del realismo de las mismas y se mostraron a la altura dejando unas vistas laterales excelentes.

Por otro lado se puede ver el buen encastre de las ópticas traseras.


Los picaportes en dos tonos es un trabajo que no luce mucho y no siempre se valora. Para el ojo entrenado en cambio salta a la vista no sólo que son en dos tonos, también se logró pintarlos de gris... sobre gris! No es tarea sencilla resaltar del color de fondo. Gran trabajo.

Es posible que a ojos que no sean argentinos éste auto resulte estéticamente reprochable o directamente inentendible. Refleja un pasado oscuro de nuestra industria automotriz donde éste auto junto a otros de los 70s se nos vendía como nuevos.

Es imposible entender ésta versión del 1500 sin contemplar las correspondientes versiones llenas de plástico del Renault 12, Peugeot 504 y del Fiat 128 (por lo menos).
Incluso muchos recibían con beneplácito sus nuevas unidades, vendían un Dodge 1500 y compraban un VW1500... vendían su Renault 12 1978 y compraban uno de 1984... El viejo 504 y el nuevo...

En el mejor de los casos uno volvía a comprar el mismo auto pero con caja de quinta.

Todo lo demás es magia publicitaria.

Anda! Anda! y Anda!


Magníficent VW 1500!!!

domingo, 10 de junio de 2018

Rastrojero Diesel (1962) Amargo Obrero- Vehículos Inolvidables de Reparto y Servicio


Uno de los modelos mas esperados en la última semana.

Bah! Con tantas colecciones, cada semana hay un modelo "muy esperado". Pero dejando de lado los amantes de la emoción fugaz y semanal este Rastrojero es un modelo muy esperado.

Largamente esperado.

Se podría decir años esperado? Sí!
Décadas también? Sí!
Medio siglo esperado? Sí!

Es uno de los utilitarios más queridos de Argentina sino el más querido. Hasta el Correo Argentino hizo estampillas en su honor.
Lo primero que uno se pregunta es por que tardaron tanto, no atendiendo a la presente tanda de vehículos en escala que esta a la venta, sino a más de 50 años sin un rastrojero en escala.
De fabricantes de otros países no se puede esperar un Rastrojero. Pero los fabricantes locales le dieron la espalda siendo lo más honroso un ejemplar de plástico inflado para este prócer del gasoil.

Antes que nada...


Adoro esas putas cornetas!

Resultan hipnotizantes, hiperrealistas, el juego de sombras hacia su interior les da una profundidad que llevan a una experiencia extrasensorial.
En realidad usan un altavoz, cachado, golpeado, abollado, deslucido y maltratado en todas las formas imaginables. Pero el modelo replica un Rastrojero irreal, perdón, este Rastrojero existe tal cual lo ven pero incluso ese Rastrojero tan llamativo es irreal.


Es la réplica de un Rastrojero promocional de Amargo Obrero, no cumple otra función que pasearse. Es una versión autóctona del Beetle de Red Bull con una enorme lata de energizante a cuestas.
Un Rastrojero es otra cosa, de existencia sufrida normalmente se lo puede ver por caminos de tierra o haciendo fletes cargado de más llevando cosas como puede. También en obras camuflado en polvo de ladrillo, cemento y cal... Quizá el verdulero sea el que le da mejor vida después de todo y además usa una (Y sólo una) corneta de éstas.

El tipo de sonido que emiten dichas cornetas no es consistente a la forma en que están dispuestas, tampoco es un sonido agradable, tienen menos fidelidad sonora que escuchar la radio en AM, mucho menos.

Pero es una cuestión de imagen y por imagen dos quedan mejor que una, como si fuera sonido stereo, como si sonaran más fuerte, como si toda la fuerza de Amargo Obrero saliera por ellas (?)


El modelo monta los altavoces sobre una base amable y fácil de reproducir, como si fuera algo hecho con caños, soldadura eléctrica y pintado color carrocería.
Para los exquisitos que quieren investigar al respecto y saber con precisión sobre esta añadidura les digo: son caños soldados con soldadura eléctrica y luego pintados color carrocería... Es un Rastrojero, lo que se ve.. es.


El frente es irreprochable, la parrilla delantera encastra con tal precisión que si se la mira rápido no se distingue como pieza separada.
Apenas, por muy poquito, se ven grandes las ópticas delanteras pero ni vale la pena hablar de ello, es tan poco que siguen sumando al conjunto y nos da un rostro de Rastrojero muy digno.
El paragolpes delantero me resulta largo, por suerte es negro, respecto a las puntas de los guardabarros asoman un poco. Por otro lado el eje delantero deja las ruedas un tanto metidas y acentúan las punta del paragolpes dejándolas solitarias.

El eje delantero es discutible, el modelo real no lleva las ruedas delanteras al ras del borde de los guardabarros, al mismo tiempo como criterio de razonabilidad hay que pensar las mismas en posición de giro con volante a tope.
Así el resultado es algo muy similar a como luce el modelo tal como lo entrega el fabricante. Seguramente alguien calibre en mano hará alguna corrección.


Naranja sobre rojo nunca fué un contraste fácil de llevar, las luces de giro sufren y luchan por su existencia. Quizá optar por darle un tono marfil las hubiera mejorado, como una suerte de blanco traslúcido envejecido.


La insignia se agradece, no es perfecta, carece de detalles pero trae las siglas "RD" Apunto más a limitaciones técnicas para hacer rayitas demasiado finas dentro de un detalle milimétrico.

Por si algún hincha de River Plate se pone a festejar, las siglas no son de Ramón Díaz, son de Rastrojero Diesel.


Las puertas del Rastrojero son interesantes, tienen las bisagras del lado exterior respetando la rústica terminación del utilitario real, tal como salía de fábrica.
El picaporte muy adecuado y muy representativo, fueron mas allá de una línea genérica para darle su forma específica.
El rectángulo gris de abajo representa la adaptación de una cerradura tipo domicilaria marca ACYTRA de doble giro para garantizar el cerramiento de la unidad. (A prueba de bandidos que quieran apoderarse del vehículo y salir huyendo en el mismo... lentamente).
Cuando veo esa cerradura me surgen sentimientos encontrados, por un lado puedo y siento deseos de borrarla para que quede un Rastrojero prístino, por otro lado si se la saco borro toda una tradición de adaptaciones que reciben estos utilitarios desde hace décadas.
Considerando que falta poco para que llegue otro Rastrojero en la colección de Inolvidables Argentinos lo dejo como está: fiel expeonente de un vehículo publicitario de una bebida que no conocía y que por su nombre no resulta en ninguna tentación probarla.


La caja impecable ya que en éste vehículo se da el extraño caso de que trabaja por fuera, es decir se trabaja con la parte exterior de la caja y no como carga. Los laterales ofrecen la superficie para promocionar la imagen de la marca.


Lo que se debe rescatar es la textura de madera pintada, si bien está el logo y la imagen de fondo que replica una pared de ladrillos, se puede apreciar el brillo del relieve de las maderas que corren longitudinalmente.
Es que uno sigue buscando el modelo detrás de tanto ploteo publicitario, como si fuera el anticipo del Rastrojero en estado puro que está por venir.
Debajo de la caja de carga está la pesadilla del modelista, tiene la complejidad de un camión pero en una camioneta ya que todo está a la vista: El chasis, el tanque de combustible, sujeciones del paragolpe trasero... Es el lado oscuro del Rastrojero, eso que se desdibuja en mugre y que pocos con verdades en la boca saben que debe tener y que no.
En uso el tanque promete tortas de gasoil y tierra, adaptaciones mecánicas según necesidad y disponibilidad del propietario, adaptaciones de la suspensión trasera ya sea añadiendo hojas de elásticos o adaptando espirales... ni hablar del caño de escape... cada uno con su librito hacen que esta parte sea tierra de nadie. Sólo pisa sobre seguro el que señala el chasis y el paragolpe.

Aún así se logra reproducir, hay amantes y fanáticos de éstos vehículos con información detallada de cómo salían de fábrica además de unidades conservadas en museos.


La rueda de auxilio se llevó el grasero en el centro, es malo para pretender ser rueda de auxilio pero es bueno para alguien que quiera lucirla como rueda en uso, puesta en los ejes, para lograr un buen Rastrojero sin tanto adorno.

Las tazas en reproducciones de artesanos es un comodín, por una parte aporta detalles cromados sumando valor estético y por otro lado ahorra un montón de trabajo al evitar el detallado de las llantas de chapa.
Aquí tenemos la posibilidad de ver las ruedas con y sin taza, al menos la de auxilio.


Mírelas con atención y compárelas con las del Justicialista que vimos en la nota anterior y verá que son las mismas con otra taza. Eso sí, mejor pintadas.
La taza tampografiada es un detalle fino que suma mucho, la R de Rastrojero debe destacarse, no sólo su existencia sino el cuidado en sus formas, no sólo es una letra es un emblema de la marca.


De atrás luce de maravillas, las luces traseras en dos tonos y marco cromado son tan reales como pueden. El paragolpes luce adecuado y la forma de las uñas correctas.


Siendo más entrometidos podemos ver que las luces traseras van un poco más lejos y separa los dos tonos con una línea curva. Eso nos lleva a nominarlas para el premio "Luces traseras del año".

Los guardabarros traseros tienen una extensión de goma que algunos llaman barrero... Otros babero... Y luego se ponen a pelear, el que le dice barrero le indica al otro que el babero es el que va adelante... Cuando el otro le contesta que eso es un spoiler.

Dado que la RAE (Real Academia Española) no toma posición sobre el nombre correcto de los accesorios del Rastrojero voy a tomar partido por barrero ya que da nombre e indica su utilidad al mismo tiempo (Ataja el barro que tiran las ruedas).
Y lo lindo de éste barrero es que dice "Rastrojero" No es que sea original, es una añadidura y hay una industria dedicada a la fabricación de los mismos, donde cada modelo es hecho para un vehículo específico (de acuerdo a la forma de su guardabarros) y se adorna con el nombre del mismo o con un emblema de la marca para ser mas generalista.

Lo lindo de éste tipo de modelos es que no sólo reproducen el vehículo, sin querer también hacen reproducciones de sus accesorios para personalizarlos.


Hablando de accesorios, los espejos no son originales.
Son unos retrovisores de corte custom puestos en posición elevada. De brazo corto, quizá sean pensados para una moto chopper de manubrio alto, pero aquí están dispuestos bien alto en las puertas como si fuera un hot rod.
Quedan lindos, no son en rigor histórico correctos pero como contraparte quedan muy cancheros. Siendo la principal función de éste Rastrojero llamar la atención, mostrarse prístino, actual y no simplemente "original" entonces sí se pueden entender los espejos y disfrutarlos.

El modelo en resumen gusta, pasó a ser fotografiado sin hacer retoque alguno.
Puedo (Dentro de lo poco y nada que se puede mejorar)  pintar de negro el borde del barrero trasero que queda de color rojo o  pintar el interior del caño de escape de negro...

Es decir.... NADA. No hace falta tocarlo ni corregirlo. Eso sí, hay que mirarlo bien antes de comprarlo.

Suma que es simpático, suma que es querido, suma que es nuestro, suma que lo esperamos tanto y suma que es Rastrojero...


 Magníficent Rastrojero 62!!!

sábado, 2 de junio de 2018

IAME Justicialista Grand Sport (1953) Autos Inolvidables Argentinos



Un lote de motores proveniente de Alemania para maquinaria agrícola, dentro de los cuales se encuentran motores de Porsche 356...

Mi General! Es un despropósito usar estos motores para maquinaria agrícola! Debemos hacer un auto!

Podemos hacer un auto?

Podemos!

Ése sería uno de los inicios del Justicialista Sport, otro viene de la mano de una licencia solicitada, haciéndolo primo del Zünder con el que compartiría mecánica y por que ambos renegaban del uso de chapa para sus carrocerías.


No vale la pena buscar certeza respecto a cuál historia es correcta. Una es conocimiento de boca en boca, pasado de generación en generación. La otra está mitad documentada y mitad consensuada. Quizá sea una mezcla de ambas, lo importante es que se logró un auto de alto desempeño para ésos años, un auto de avanzada, liviano, potente y que superaba los 150 km/h.

Liviano, carrocería de plástico reforzado que por alguna razón diferencian con seriedad respecto a la fibra de vidrio, método de aplicación por capas y entre capa y capa una tela similar a una arpillera... Es un método similar a la fibra de vid... Pero no es fibra de vidrio!!! Es plástico reforzado!


El auto real consta 5 piezas plásticas: Dos puertas, capot, baúl y todo lo demás. Sí "todo lo demás" es una sola pieza. Siendo mas específico techo, parantes, guardabarros delanteros y traseros, trompa y cola además del piso es una sola pieza, no hay uniones, nada, una pieza.
Entre el estado experimental del material y la confianza que se le tenía se puede entender las aperturas mezquinas respecto al tamaño del auto...


El capot no llega a las molduras del guardabarros, tampoco tiene aristas, es redondeado no por el capot, por la carrocería, hereda soluciones de la aeronáutica, nótese la similitud en formas a una ventanilla de avión comercial.
El motivo de fondo: en el fuselaje de los aviones se hacían grietas o rajaduras en las aristas, salvando distancias, aquí la exigencia no es la misma pero el material no ofrecía tanta resistencia mecánica al parecer.


La tapa del baúl también fué pensada en función de las necesidades de la carrocería evitando que la misma tenga secciones delgadas.

La carrocería descansa sobre una chasis de tubos rectangulares que albergan la suspensión de barras de torsión y amortiguadores telescópicos. Es increíble la cantidad que se escribe cuando uno mete datos técnicos,  pero dada la particularidad del modelo voy tratando de hacer un equilibrio.



El diseño, algunos marcan que esta inspirado en el Renault Floride O Caravelle. Yo doy mas crédito a una interpretación norteamericana aletosa respecto a un auto europeo.
En el país del norte hay una larga tradición de mirar como fuente de glamour a las líneas de diseño europeas. Los coches americanos tienen potencia, tienen dimensiones grandes pero el estilo marcado y particular del norte hace aguas frente a los diseños del viejo contiente... O como ellos dicen estilo continental.
Así nacen modelos como el Corvair además de otros de tamaño no tan exagerado con líneas más fluídas pero eso sí, metiendo aletitas aquí y allá para que sea potable a su público.



Así este Justicialista podría ser producto de una mesa de dibujo en Detroit tranquilamente ya que está pensado así y no en vano fué llevado al Waldorf Astoria de New York donde ganó el premio a la elegancia en 1954.


El Justicialista Grand Sport no era barato, tenía un precio sustancialmente mayor al modesto sedán y el utilitario que el IAME también ofrecía. Estaba dirigido a un público de mayores ingresos y su producción no era tan numerosa.
El problema es que al público al que iba dirigido no era el principal bastión peronista, tampoco era "algo" peronista, era más bien gente acomodada a la que le salían ronchitas por todo el cuerpo cuando les decían "justicia social" o... "equidad" o... "derechos del trabajador" y podríamos seguir enumerando fuentes de alergias ideológicas.

Cuestión es... Que se hace un auto, deportivo, llamativo, quiere ponerle sexy? Sexy! Potente! Rápido y... COSTOSO!

La alta sociedad y clase media alta se fija en el mismo:



Es lindo... Cómo se llama?

JUSTICIALISTA!

Bueno como que el nombre me choca un poco... y la insignia en la trompa es...



EL ESCUDO DEL PARTIDO JUSTICIALISTA!

Imposible venderlo en la cantidad pretendida, el nombre le jugaba en contra y su mismísimo origen estatal con olorcito a gobierno de turno.



A veces pienso que nunca fué un auto pensado para ser construído de manera sostenida, así como se ve hoy pareciera que el mensaje fué "Mirá la tremenda coupé que hago, le pongo Justicialista y te mojo la oreja"
Un auto con el que soñaba el obrero de la fábrica y a la vez el adinerado no quería, es algo muy especial, el auto materializaba el sueño de uno que el otro no toca o no puede tocar.


Otras veces pienso de manera más lineal y ortodoxa, sin buscar intenciones ocultas o planes estratégicos para decir que fué una tremenda cagada ponerle Justicialista a un auto dirigido a gente que no vota al Partido Justicialista!

Es como si hoy se montara la nueva industria de automotores "K" y haga una coupé que esté a la par de un Pagani Zonda pero le ponga Cristina y otro a la par un sedán ejecutivo extremadamente lujoso y le ponga Nestor.
Puede ir con una reposera a sentarse en una esquina de Puerto Madero y esperar que pasen...

Que sería de esa coupé Cristina? setenta años después sería una rareza, pero una rareza argentina, una curiosidad del pasado... exotismo criollo en estado puro.

Tan puro como éste Justicialista.



Magníficent Justicialista Grand Sport!

...

...

...



La nota pasó y cerró redondita, para el que buscaba un plus a lo que anda dando vueltas por ahí resultó suficiente. Pero como dijo Perón "La unica verdad es la realidad" y tengo que atender a los ritualistas.
Quienes son los ritualistas? Coleccionistas que luego de comprar su pieza se sientan con el modelo en mano a leer sobre el mismo, como si la experiencia propia de tenerlo no fuera suficiente y necesitan de ésta realidad ampliada. Algo que desde mi punto de vista está más que bien.

Pasó la nota! Pasó la nota y no se encuentra la palabra modelo en ninguna línea! 

Vamos con el modelo!


Inmejorable frente, las ópticas delanteras, su encastre y precisión son dignas de elogio, la pintura gris puesta con tal fineza y la óptica puesta de manera satisfactoria parece una cirujía a corazon abierto, si hay que corregir algo estamos en terreno de riesgos serios.


La parrilla es más que meritoria, a la sombra de la nariz de tiburón no tiene una presencia marcada pero el detallado de la misma es estupendo, delante el paragolpes muy adecuado.


 Las superficies vidriadas son mezquinas para meterse adentro con la cámara pero desde atrás se puede hacer algo: Volante y espejo retrovisor sobre el tablero.
No es una locura pero es suficiente.


Uno se tienta en pensar en una tercera luz de stop, pero considerando los años resulta poco probable. Un respiradero tal vez? O una suerte de tapa que oculta sujeciones propias del mecanismo de apertura? El auto real la tiene y el modelo hace bien en tenerla, pero no es fácil encontrar información tan específica del auto.



Las ruedas son interesantes, cumplidoras aunque no exactas, en el centro de las mismas falta el escudo de córdoba con los colores de la bandera argentina, claro que no es habitual un tampografiado sobre las tazas cromadas, me huele a limitación técnica o un encarecimiento del producto, pero todo lo que es tampografía siempre es sobre la carrocería, nunca sobre insertos.
Por otro lado no sé si es un detalle propio de la unidad que estamos viendo o si es general, llegó con la pintura de la llanta invadiendo la banda blanca del neumático, como si éste último hubiera sido colocado con la pintura de la llanta aún fresca.

Con mucho cuidado fuí retirando cada neumático esperando tener la suerte de que la pintura se quiebre al ras de la llanta y no me deje pedazos de pintura saltada.
Lo hice con mucho cuidado, por suerte salió bien... Si me salía mal me imaginaba al general con los brazos en alto y las manos en los bolsillos diciéndome "Pelotudo a vos te deberían cortar las manos!"


Dejé esta foto para el último, es que viéndolo así me resulta extraño. Es que es un auto poco visto, o mejor dicho más visto en fotos que en persona.
Personalmente lo ví una sola vez, en la experiencia llama la atención la escasa altura del mismo y sus formas, descubrir su nombre es otro paso, uno no termina de pensar en el auto que empieza a pensar en política (Para luego volver al auto en un bucle eterno).

Así este modelo de Justicialista es tan bueno que permite una nota sobre el mismo como si fuera el auto real. Permite puntos de vista que escapan en algunos casos a las fotos que se encuentran por internet o la apreciación que se puede tener del auto en persona. Si logra eso, es un buen modelo.

Seguramente tendrá errores pero el auto real apaña los mismos. Cuántos conocen el detallado del mismo para juzgar cromados? Quien lo tiene tan grabado en la retina para determinar si esta proporcionado? Aún mas siendo en dos colores que distorciona la forma en que vemos la silueta del mismo!
No hay forma de ser crítico, para muchos es como poseer un modelo vistoso de un auto que nunca vieron. Pero tiene su encanto: Nunca lo vieron pero saben que es propio.

Y al final uno fué sacando fotos, escribiendo y tarareando la marcha peronista, no por peronista, por el modelo... transmite... tiene alma peronista.