Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

domingo, 19 de junio de 2022

FORD F-250 (1981) Autos Inolvidables Argentinos / SALVAT

 

Para la sabiduría popular, la serie F de Ford pasa de la F-100 a la F-350. Eso es atento a lo que se vé en la calle y a la estrategia publicitaria de Ford mantenida por décadas.

La F-100 presentada como todopoderosa, irrompible y capaz de soportar cualquier maltrato canibalizaba versiones como la F-150 o ésta F-250.
Pero el límite era la F-350 que ya era un camión liviano con ruedas duales en su parte posterior. A partir de ahí era terreno de camiones.
 
Se suponía con cierto fundamento que la Pick-Up F-250 era el non plus ultra de las pick-ups de Ford, todos los atributos extrapolados al máximo, tanto en potencia como capacidad de carga, hacían de la misma una suerte de híbrido con prestaciones de camión liviano y agilidad de camioneta.
 
Era más vistosa la 4x4, ruedas más grandes y mayor despeje del piso le daban una estampa agresiva... La versión local exteriormente buscaba hermanarse con la F-100 siendo su configuración 4x2 y con un despeje del piso ligeramente mayor.
Es en la caja de carga donde se hacía valer, era notablemente más larga y aguantaba más kilos (400 kg más que la F-100).
Sus masas tenían seis tuercas de fijación (una más que la F-100) y se veían como crudo testimonio de que estaban para soportar más peso y más potencia.
Más potencia? Sí, un motor Ford V8 de 4.8 litros de baja compresión, de pocas vueltas, que entregaban 126 CV "constantes y sonantes" como dirían las personas de riesgo en el barrio.


No existe tal cosa como el Club de la F250 que ayude a la faena de desarrollar la nota, Wikipedia se nutre de las americanas y apenas se contenta con decir que la fabricó Ford Argentina...
Entre notas perdidas y avisos clasificados uno va encontrando frankensteins de la F250 con susesivas adaptaciones, aparentemente los repuestos de la misma no son fáciles de conseguir.

Siento comezón, un sarpullido, es que sólo me queda recurrir al fascículo que acompaña el modelo.

Se lo resumo así: Si lo que leyó hasta ahora esta guitarreado con un ukelele rojo... El fascículo tiene un ukelele azul. 
Vamos a darle crédito, aporta los datos del motor Perkins Diesel: Es de 5 litros, 6 cilindros y 102 CV de potencia.

Después tomamos caminos diferentes, el ukelele de ellos dice que eran camionetas para usos específicos, una pickup especial para un público especial...

Y mi ukelele dice que todo esto es muy Ford, típico de Ford, donde un utilitario (en definitiva es lo que es) resulta completamente inútil, al menos atendiendo el reporte del Instituto Baus:





Un utilitario se compra para trabajar.

Se trabaja para generar riqueza.

El V8 te come la riqueza en dos cuadras.

El V8 no es utilitario.


 Quizá la versión Diesel sería apta para explotar el vehículo de manera debida, seguramente algún defensor del óvalo usará ese salvoconducto apuntando a la economía que se hace con dicho combustible...

Y mientras me riño con el fascículo a ver quién hace sonar el ukelele más fuerte para ganar el premio "guitarrero del año" llega el chino de Salvat y hace bramar un guitarrón mexicano: ES HORA DEL MODELO GUITARRERO.


"Ford F250 (1981)" 

Escueto comparado con la designación de otros modelos. No aclara si es V8 o Diesel... 

Si ponían V8 había que hacer una tampografía pequeñisima sobe el guardabarros delantero...

Si ponian Diesel... podía o no indicarlo con una tampografía.

Y si no ponen nada bueno, ya vé lo que pasa.

El modelo esta compuesto por una carrocería de dos piezas, una es de zamak y la caja es de plástico. 
 
Si antes se quejaba de que el color variaba entre una y otra, ahora puede ver que el color es lo de menos: La nitidez de las líneas es notablemente distinta.

Respecto a los volúmenes bien, debe llevar una caja prolongada y esta todo proporcionado.

El color es correcto para el modelo e incorrecto para la colección; Sacar la F100 y la F250 ambas celestes metalizadas con apenas una diferencia en el tono no es lo más acertado.
Es como si un coleccionista se dispusiera a comprar dos modelos casi iguales del mismo color... Eso no sucede, no debería suceder aquí, pero bueno, al menos no fué fosforescente.


El fascículo me atajó en ésta, no estaba al tanto de que la insignia de Ford al centro se incorporó en 1985.
Lo que si noto es que el inserto es muy "americano" una parrilla frontal de material plástico no luce cromada así, es gris.

El paragolpe delantero se disfruta con el conjunto, mucho cromo sin rebabas, si no quiere amargarse olvídese de la versión local y disfrútela como un producto del país del norte.


Las ópticas no tienen el marco negro, no tienen lugar para el mismo, las luces de giro deberían ser ámbar, eso es solucionable.
 
Pulgar arriba para el inserto lateral, es un detalle que generalmente va pintado.
 

 Tampografía diminuta pero se lee.

Las ruedas estoy en duda, son dos o tres componentes teniendo en cuenta la taza cromada.

Los neumáticos son acordes para el modelo.


El interior bien, se pueden identificar las partes, el formato del volante es correcto.


La rueda de auxilio fué penalizada por la Liga de Artes Marciales.

A saber, la parte posterior que asoma de la caja, ofrece un borde grosero y un interior liso sin el menor detalle. Traté de disimularlo pintándolo de negro.


Del lado frontal en principio supone una mejora ya que se ve la llanta debidamente detallada...

Detallada con cinco agujeros y la pickup lleva ruedas de seis bulones...

La Liga insiste: Es una patada en los huevos, golpe bajo, se penaliza.
 
 


Una F250 realmente luciría los espejos grandes, pero Ford ofrecía estos y como opcional... El modelo se tiene que limitar a poner estos espejos discretos.
 
 

 Bien de asientos, tapizado de época.



Bien los limpiaparabrisas, buen escalamiento, buena colocacion.

La tampografia del capot ayuda a vestir un modelo bastante liso, aunque la tipografía no es la indicada.
 


Qué es?
 
El borde del parabrisas delantero vino con una suerte de enmasillado, pero no tengo presente que un producto tal se emplee en el ensamble... 
 

 Salió con un palillo... Pasemos de tema, no resulta agradable pensar que podría haber quedado ahí.



La caja de carga no ofrece más que otras pickups a ésta escala: piso detallado, paredes internas lisas.
 


La parte posterior es uno de los puntos fuertes del modelo.

Ópticas traseras a dos tonos con una diminuta luz de retroceso.

Portón trasero bien detallado con picaporte y letras de FORD en relieve (además de tampografiadas)
 
 
El caño de escape está decidido a salvar el día:    Pieza aparte, pintado y perforado.
 
Uno se quedaría con eso, pero detrás el diferencial pide permiso...
 


Es que el modelo viene bastante detallado en su chasis, se vé el sistema de escape y que es 4x2.


El modelo en definitiva tiene sus partes buenas, tiene destellos de calidad y matices que empañan un poco el resultado.

Restos de "algo" que se puede limpiar... No es evaluable y al parecer no es general, podrán ser unos modelos más pero es imposible que todos salgan así.
 
Una rueda de auxilio olvidable, se puede quitar, el fabricante debería haberla puesto con una taza para tapar los cinco agujeros. Pero no es determinante.

Diferencia de nitidez entre caja y cabina, habrá que convivir con eso.

El frontal es más complicado, es vistoso, es delicado, cirujía de precisión demandan las ópticas delanteras con riesgo de perder más que ganar... Y conformarse con ver otro rostro resulta molesto y es lo que más le juega en contra.
 
En la colección de Mexico corrió mejor suerte...

Escribano... cuando disponga...

En 3...

2...

1...

Marca!
 

 La flojera con que planearon el modelo es contagiosa, el dedo no tiene ganas de apretar más.




Magníficent Ford F-250!
 
 
 
 
Y en función trasnoche en Baus Channel... 

La F250 desmenuzada por el chongo contratado por la casa central (Auto Modellbaus GMBH).

Según las malas lenguas, ese chongo me lo trajeron para fomentar el coleccionismo femenino... Y quizás reemplazarme en el teclado.
 
Pero bueno! Si veía Emmanuelle en I-Sat, por que no le entra a ésta F250?



 
Exija Baus Channel a su operador de cable local!
 
 

 
 
 

sábado, 11 de junio de 2022

PEUGEOT 504 SL (1999) Autos Inolvidables Argentinos SALVAT

 

La historia del 504 puede ser resumida como "aquél auto feo que se hizo por 30 años cada vez con más plástico" o "Aquellas tres décadas de seducción leonina, paréntesis temporal de 30 años donde el hombre y la máquina se unían en una sagrada comunión con un sólo objetivo: GUSTAR"

Ambas definiciones chocan, son contradictorias, pero las va a encontrar a ambas según que "club" de autos esté visitando en la web.

Es que lo "normal" para todos, es que el mejor auto es el que a uno le gusta.

Entonces los amigos del Fiat 128, del Renault 12 o 18... cuando no un Dodge 1500... Consideran por voto de felidad que dichos autos son mejores.

El Fiat 128 es picador me dicen, el Renault 12 se banca todo...OK... El 18 es campeón de rally... los felicito... El Dodge 1500 anda y anda y anda...

OK!

Cual seduce de todos esos?

El flamante propietario del Fiat 128 me explica que dicho auto tiene los respaldos que llegan hasta los riñones, por lo que si va una señorita se puede desabrochar el corpiño con cierta facilidad.

Luego le seguiría el encendido relato de un señor: Suponía que la seducción era que lo vieran fajando un Renault 12 y luego mostrarle que se seguía moviendo por sus propios medios...

Me faltaba escuchar al del Dodge y todos los americanos de seis cilindros, preferí poner mi punto de vista como lo hago con Usted ahora:

El monopolio de la seducción es del Peugeot 504. (Sí, hay un punto, 504 punto.)


Seducción: acompañamiento, escenario, sus formas, sus sonidos, su tacto, sus dimensiones...

Ir del punto A al punto B lo hacen todos, lo pueden hacer rápido, seguro, con ruido, sin ruido, con medio litro de combustible o con 500 litros.

El 504 va del punto A al punto B de manera seductiva.

No es el más rápido, no lo van a fajar como a un Renault 12, ni va a hacer una maratón como el Dodge, su lógica es distinta.

Entender la esencia del 504 es la cuestión. Por eso su motor en los 70s resultaba grande para los medianos y chico para ser comparado con los grandes sedanes americanos... 
Catalogado en ese gris irresuelto por años, ni las revistas del motor, ni los parámetros habituales daban en la tecla para encontrarle una explicación lógica.

Una revista CORSA por ejemplo, no haría un ficha técnica que diga "Seductividad: 8" pero si te evalúan el 0-100 km/h o la distancia de frenado... Como si todos esos autos evaluados fueran coches de carrera...

Y en la vida real, se necesita más gustar que hacer la pole entre dos semáforos en la Av. Colón.

Seduciendo, gustando... Después de todo, se llega mas rápido... Amorosamente, laboralmente, infielmente, edonísticamente... Usted me entiende.

El 504 seduce al propietario primero y luego ambos seducen, la lógica harto repetida por 30 años.
 
Creo que ni Peugeot sabía lo que había parido, le tiraron el 505 y luego el 405, todos como "legitimos" herederos de la seducción del viejo.
 
Lo hicieron familiar, lo hicieron pickup, hasta lo bastardearon con éste SL medio pelado. Pero si uno vuelve a 1999, podría ver a los taxistas manejando el 504 en estado de goce.
 
El 504 es el viejo hot, el viejo sabroso que todos quisiéramos ser.
 

 Modelame el felino!

Había mejores versiones para hacer, tan sólo cambiando ruedas, un barrote más en la grilla delantera y un tampografiado en las puertas tenían un SRTF. Algo un poco más digno al menos.

Lado positivo? No hicieron el 504 G.

Ya analizamos éste 504 en su versión taxi, la matriz ofrece un lateral franco, bien proporcionado, el blanco es delator y pone a prueba todo: Me quiere exquisito y exigente?

Me resulta poca la inclinación de la parte posterior de la puerta trasera, le faltaron unos grados.


El frontal está muy bien, las ópticas son del tamaño adecuado, no sufrió "el daño" que sufrió la pickup con ópticas enormes.
La grilla delantera es excelente (de todas las que tuvo es la que menos me gusta) pero es la correcta.

La insignia al centro tiene 10.


Las luces de giro son pintadas, pero los acrílicos en el auto real lucían igual, oscuros y discretos, resultan suficientes en definitiva.
 
La matrícula es pieza separada, posiblemente éste modelo tenga planes posteriores.


Las ópticas principales son de dos piezas, se adivinan por la profundidad de las mismas.
Los brillos y juegos de sombra que logran son para destacar. 
Las líneas verticales de los transparentes simplifican el diseño original, Pero si lo nota modelo en mano voy a envidiar su vista.


Los limpiaparabrisas son buenos. Me suenan familiares de algún otro modelo, como si fueran genéricos. Pero lucen bien, no se puede pedir más.

Bueno, pero bueno bueno, es el burlete del parabrisas.


Innecesario detallado en negro de las rendijas de ventilación. El juego de sombras y relieve alcanza, como en el 504 real.


Uno de los principales recuerdos y atractivo del Peugeot 504 era su techo corredizo. 
 
A SEVEL ya no le importaba...
 
Y Salvat reproduce como ya no le importaba a SEVEL.


Lindo espejo retrovisor,  esperaba algo más tosco sinceramente, nótese que no tiene un marco grueso del lado que lleva el espejo.
 


El modelo no se tocó en absoluto, las partículas del interior son genuinamente chinas.

No me voy a detener en los cristales por que son el sello característico de la colección.

El volante luce extraño, demasiado simplificado, el tablero compensa.


No se puede andar por la vida sin presumir que uno tiene un SL, la distinción está a salvo con la tampografía lateral. Buen detalle para un auto que no encuentra forma de mostrarlos.
 


Un 504 anuro, conviven en la imagen una tapa de carga de combustible filosa y nítida con una tapa de baúl inexistente. 
 
Quedan los goteros huérfanos bajo la luneta trasera apuntando a lo que no existe.

Un baúl sellado, borrado, invisible, inexplicable...

O como leí en una de las obras de Edgar Allan Poe: "Cerrado, como culo de muñeco".
 
La pasión por la literatura anglosajona me permite estos lujos conceptuales.
 
 


El lector que no es de Argentina debe ser advertido: Las ruedas no eran así de vistosas.

Los neumáticos disponibles para el 504, cualquier marca, no tenían esas líneas en sus laterales, parecen de una pickup.

Las llantas en cambio se ven bien representadas en sus formas, pero las del modelo lucen con más cuerpo, parecen más de competición que una llanta de chapa económica.
 


El escape con punta hueca, en pieza separada y en color plata... Colocado por el chino que recién entraba a la mañana.
 
Matrícula trasera puesta por el chino del turno noche que terminaba la jornada.


Las ópticas traseras resultan bastante cumplidoras, más si se tiene en cuenta que no hay lugar para errores en ésta parte del modelo.

Las tampografías son nítidas, no de lo mejor, suficientes diría.


Espejo retrovisor interno en pieza separada, no es que sea una espectacularidad, pero se gana el premio a la intención.

 

 

Teniendo en cuenta todo, es un modelo con aspectos tan buenos que se da el lujo de venir sin baúl y aún así vale la pena tenerlo. 

Las vistas que ofrece desde los laterales, el frontal y las luces traseras son como un canto de sirena tan poderoso como para comerse el sapo del baúl con gusto.

Y es un SL, luce como tal y cumple lo que promete.

 

 

Ahora nos ponemos en posición de choque y llamamos al escribano...

El escribano levanta el pulgar para la medición...

En 3..

2...

1...

Marca!

 

Lo siento, el baúl no se negocia.

Pero con siete se aprueba.


 Magníficent Peugeot 504 SL!

 

 

 

 




sábado, 2 de abril de 2022

Dodge GTX V8 (1973) Autos Inolvidables Argentinos Salvat

 

Cuando Chrysler Fevre Argentina lanzó la Dodge GTX, lo hizo con una intención clara aunque el camino fué inverso. No se trataba de proponer un producto y "modelar" el gusto del consumidor, se trataba de conocer al consumidor y darle lo que quiere. O al menos algo parecido.

Los resultados llegan, el brief es sintético. Quien lee en voz alta frente al equipo de diseño termina con los lentes nublados y el Jefe de área se agarra la cabeza por el costo que tuvo el estudio y el resultado obtenido:

"La gente quiere un monoambiente que viaje a 200 km/h mientras se la dá en la pera con Maria Marta Serra Lima."

Silencio...

Uno de guardapolvo y lentes "culo de botella" levanta el dedo índice captando la atención del grupo... Se pone a dibujar... Sólo se escucha como se va extinguiendo el grafito del lápiz... Se pone de pié y gira la hoja mostrando la respuesta a las solicitudes de la gente.

- Dibujaste el Coronado de vuelta pelotudo!

Gira el papel, le borra el parante central y una puerta... Vuelve a exponer...

En contraste con la realidad, más de uno (me anoto) quisiera que un auto tuviera un inicio semejante.

Es que siendo una parodia, a la postre resulta más elegante que importar un coche considerado "menor" en otro mercado y venderlo en éste como la gran cosa.

Ahora, los estudios en los 70s si existieron, estudiaron el mercado y notaron la poca oferta de deportivos en Argentina. 

¿Se debería a que éramos adictos a los sedanes de cuatro puertas o no teníamos otra cosa para elegir? 


Tomando ése aspecto se podría considerar a la GTX como una respuesta conservadora y que arriesga poco: Ofrecer un deportivo con sobrado espacio para que no tenga "peros" o limitante alguno a la hora de decidir su compra.
 
Si le digo que un vehículo puede llevar 6 pasajeros y mucho equipaje puede pensar en muchos familiares... O en ésta coupé.
 
Si le digo que un vehículo alcanza los 200 km/h puede pensar en muchos deportivos... O ésta coupé.
 
También es cierto que el diseño local en los 70s es prácticamente nulo, nada de vanguardia... Más importación de gustos que globalización.
 
Además después de 50 años se puede decir: Todas las respuestas de diseño, por limitaciones técnicas o por limitaciones de ideas, no podían salir del concepto de tricuerpo y tracción trasera.  

Eso sí, con la Dodge GTX tenían muy claro a que segmento apuntaban y el tipo de auto que ofrecían, se puede apreciar la belleza de una idea pura:
 
Auto grande, de segmento superior, la trocha más ancha del mercado, el motor más potente, el más rápido de todos e indudablemente deportivo.

Una enumeración de máximas indiscutibles subrayadas con un motor V8 y más de 200 caballos de potencia.
 
Coche de élite, se daba el lujo (aparte del que tenía) de ser indiferente a cuestiones de consumo y aparcamiento o familia con bártulos, no son ítems para ése segmento.
 
¿Por qué?
 
Por que una GTX es material de sueños, montándose a una o ganándole con otro auto. Y como poetas que somos a esos sueños le pusimos nombre: La Chancha.


Modelando la GTX

Siguiendo los pasos del vehículo real, el modelo tiene su antecesor en el Dodge Coronado que salió antes y relación directa con la Dodge Polara R/T. Con ésta última, más que una relación es una variante del mismo molde.

Es que si tienen una, tienen dos. Emancipados de cuestiones técnicas, pasar del modelo ofrecido como Polara a la GTX es una cuestión de pintura y tampografías diferentes.
 
Incluso algunos apurados ya habían llegado a su GTX partiendo de la Polara R/T con resultados decentes. Aunque los detalles se pierden: Nadie goza de tecnología tampográfica decente en su casa, tampoco indecente. 
De más está decir que las calcas al agua en detalles muy pequeños no dan buena resultado.

Viendo el lateral aprueba, el modelo copia de manera suficiente la silueta de la GTX, un frontal agudo y una trasera rechoncha desde los pasaruedas posteriores.
 
Esta versión hardtop sin parantes centrales luce natural y la mayor inclinación en el parabrisas delantero (comparandolo con el sedán) se hace notar como es debido.
 


Los detalles de la carrocería gozan de buena nitidez, el picaporte de la puerta constrasta de manera debida. 

A discutir los detalles metálicos en los arcos de los pasaruedas, es muy probable que la reproducción esté basada en una unidad muy bien conservada, tomando añadiduras del propietario como equipamiento de línea.
 
No le queda mal, nada mal, unos dados de peluche colgando del espejo tampoco, pero el diecast tiene esas cosas, buscan siempre reproducir autos impolutos, sin el menor rasgo de personalidad.
 

Es hora de que lo sepa: Si tiene éste modelo y se cansó de frotar "el puntito" del guardabarros delantero, es la insignia de V8.

Las ruedas dan cuenta de que se ven bien siempre: De lejos, de cerca o de muy cerca.
 
Buena pisada, buena elección de neumáticos, bien escalado y válido el cromado chillón en contraste con negro.


El diseño del frente puede lucir arcáico, casi primitivo, los materiales, las formas... Las ópticas principales que parecen dos televisores de tubo...
 
La cuestión es que para 1973 un televisor de tubo (blanco y negro) era el objeto más complejo y tecnológico disponible y encarnaba la quintaesencia del desarrollo, verse como uno aunque sea en las ópticas daba el toque de modernidad.

El paragolpes masivo se encarga del 50% del frontal, atiende a las formas, da todo para que con un simple toque de barniz coloreado se formen las luces de giro.

La matrícula es pieza aparte, el formato de la misma es consistente para 1973.

Arriba la grilla plástica negra esta reproducida con gran naturalidad y la insignia de GTX luce excelente, no importa que tan exigente sea.

Las ópticas se defienden, hay mejores pero cumplen con suficiencia.


El interior es voluntarioso y seguramente una tentación para detallarlo, aunque para hacerlo debe pensar en quitar los vidrios laterales (simulando los cristales bajos) ya que se haría más notoria la deformación óptica que producen.
 

La parte trasera lleva un paragolpes muy similar al delantero, la diferencia es que ahora alberga las luces de retroceso que pintadas de blanco quedarían geniales.
 
Me contestan que sin pintar quedan cromadas y es un paso menos, cosa que también es genial... Para el fabricante.
 
Nótese como luce la tampografía lateral de GTX cuando la oscuridad aumenta el contraste
 
Las ópticas traseras son simples, limitadas por las reales. Son de un tono con un marco pintado en plata.
 

Resumiendo
 
Es un modelo excelente, no tanto por cuestiones técnicas ya que la forma en que está constituido respondería al promedio de lo que se ofrece.
 
La excelencia la alcanza en la elección del coche, la versión del mismo y los colores elegidos. Tener el tino de reproducir algo querido y saber capitalizar esos puntos extra.

Y no es palabrerío, entre la reproducción perfecta de lo desconocido y lo razonablemente cercano a lo querido... Lo perfecto pierde.
 
 

Hay clima de medición! 
 
Luego de las imágenes siguientes llega el instrumental:



 ¿Escribano? ¿Procedo?
 
OK...
 
En 3...
 
2...
 
1...
 
Marca!
 

 Una porcina estudiosa, tiene 9 "la chancha".

 

 Magníficent Dodge GTX V8!