Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

domingo, 7 de marzo de 2021

Citroën 3CV M28 (1978) Autos Inolvidables Argentinos


 El Rastreador

Existen dos libros extremadamente viejos, con tapas de cuero polvorientas y ambos hacen referencia al oficio del Rastreador en el siglo XIX.
 
Uno es Facundo de Domingo Faustino Sarmiento, nada más, nada menos. En su segundo capítulo hace referencia al mismo como una eminencia de las pampas infinitas de aquel entonces, poseedor de una destreza y sagacidad sin par para seguir pistas de fugitivos o ladrones.
 
Hace referencia a uno en particular, Calíbar, que en un momento de su vida es llamado a ejercer su oficio en Buenos Aires y en su ausencia roban su montura de gala. 
Regresaría dos meses después y seguiría el rastro preservado cuidadosamente por su mujer (había tapado las huellas) y luego de casi dos años daría con su montura.
 
"Año y medio despues, Calíbar marchaba cabizbajo por una calle de los suburbios, entra a una casa, encuentra su montura ennegrecida ya, casi inutilizada por el uso. Habia encontrado el rastro de su raptor después de dos años."
 
El otro libro pasó al olvido ya que es el precio de contradecir al Facundo, en el mismo se encuentra un pasaje donde un cliente insatisfecho de Calíbar toma su montura de gala para demostrar que no es capaz de recuperar ni sus propias cosas.
 
Año y medio después, cuando el caso de la montura era un tema olvidado, lo reúne con la misma mediante pistas burdas para demostrar públicamente su tardanza y por extención su ineficiencia. 

En la escena donde ambos libros se unen, quien mira a Calíbar ve al mejor rastreador y quien mira la montura ya inservible ve al peor.
 
El Citröen 3CV M28 es el Calíbar de muchos, adorado, superlativo, la obra cumbre de Citröen en Argentina. Si quiere ser parte es simple, sólo debe ver el M28 y no ver nada más.
 
Para otros el M28 es la montura robada, ya que siendo el Citroën de siempre con sutiles cambios, era un modelo que estaba muy bien... para unos cuantos años antes y no en la entrada de los 80s.


La labor del escritor de la nota es no tomar parte, limitarse a dar los dos puntos de vista y dejar que el público adhiera a una u otra según su parecer... 
 
Resulta que el escritor en éste caso tiene una fantasía insana con el 3CV, no tiene apego emocional con el mismo, tampoco desea poseer uno... 
Pero ser vendedor de salón de Citröen 3CV en los 70s es algo que simplemente lo haría ad honórem.
 
Respecto al anterior Citröen 3CV los cambios eran estéticos, ni la mecánica era nueva y el portón trasero que sí era una novedad para el modelo anterior ahora pasaba a formar parte de la continuidad.
 
Es en la gama de colores, sus franjas, tapizados, y su lona la diferencia. 
 
Respecto a la lona hay quienes dicen que estaba a tono con el tapizado y quienes dicen que estaba a tono con la carrocería.
 
Hoy es difícil (o imposible) ver una lona original, todas fueron reemplazadas al término de su vida útil y sólo se conseguía en color negro su reposición.
 
También retrocedió con el uso del cromo quitando las tazas de las ruedas, usando las mismas llantas caladas del elysée.
 
 
Respecto al modelo se ve beneficiado por un molde a toda prueba del que siempre se saca provecho, hoy un M28, ayer un Prestige y antes un 2CV. Debe ser uno de los moldes más explotados junto al del VW Beetle.
 
No es que exista un único molde, pero dentro de todos es uno de los mejores.
 

 

Quien pretendía un M28 con anterioridad quizá hubiera llegado a un resultado similar. Pintar todo amarillo incluso la lona plástica y disponer de las calcas al agua correspondientes.
En otras circunstancias hubiera hecho algo por el estilo pero la espera dió sus frutos con flamantes tampografías que dan un mejor resultado.

El color elegido es óptimo, es el que mejor muestra sus cambios, sobre todo la lona en un tono tan claro. Otro postulante digno es el verde elysée, quizá reservado para una segunda versión del Ami 8.


Los picaportes de éste auto siempre fueron muy amables para ser reproducidos, sin mucho esmero se logra una presencia decente de los mismos.
 
Las franjas en cambio, simples en principio requieren que dichos picaportes se vea centrado respecto a las mismas. Más particularmente en la zona de la franja ancha del medio.

El sistema de apertura de la ventanilla delantera es esquemático (apenas una línea marcada) pero vale. Otros fabricantes recurrieron a materializarlas abiertas, una apuesta arriesgada ya que el inserto rara vez era de un espesor razonable y pecaban de figurar como vidrios excesivamente gruesos.


Pero todo el éxito del modelo se remite en definitiva a ése minúsculo rectangulo amarillo donde se lee M.28.
 
Es el punto principal del modelo y era lo más delicado a la hora de llevar cualquier Citroën (mediante calcas) a éste M28 en particular.
Efectivamente su tamaño filtra a todos los que no pueden hacer algo tan nítido y pequeño, no era para cualquier improvisado.


Otro detalle es la carga de combustible en color negro, hay una renuncia constante al cromo dejando sólamente los paragolpes con ése acabado, un cubre zócalo bajo las puertas (más funcional que estético) y el detalle en ópticas delanteras.


Llegando al frente volvemos al tema de que tan buen modelo es. Resulta que luego de ver por años modelos de Citroën llegué a la conclusión de que son las ópticas delanteras son su punto crítico.
 
El resto del auto en su conjunto no remite a discusiones y hay un consenso de cómo debe verse. Pero las ópticas delanteras al parecer son un dolor de cabeza. Por lo general son pieza aparte, pero según el fabricante difieren en tamaño (más alargadas o más cortas, con diámetro generoso o mezquino) y la posición en aquellos casos que las dejan mirando hacia abajo.

En éste caso las ópticas están dentro de lo razonable. No resultan anchas y su profundidad es aceptable. Por definición para la escala 1:43 y el tipo de modelo (que no es premium) ya es mucho. Pero no espere los detalles de las sujeciones exteriores típicas del 2CV/3CV...
 
 
Las luces de giro son pintadas, me esmeré con la foto para dar testimonio, ahora resulta que es una obviedad leerme.

El detalle de la parrilla plástica negra es muy bueno, el juego de sombras deja ver el doble chevrón. Otro lugar donde el cromo se despide.


Los limpiaparabrisas a tono y en posición decente. La toma de aire bajo el parabrisas floja, una línea color plata no es suficiente.

El marco metálico del parabrisas me hace sentir mal. 
 
Busqué un término más adecuado para mantener la línea de la nota, vamos a intentarlo de nuevo:

El marco metálico del parabrisas me produce malestar. Sensación de inquietud y desazón que se siente ante un acontecimiento considerado de forma negativa... Como el marco del parabrisas!


El interior es digno de elogio, las butacas respetan los colores originales en "balcana natural". 
 


En contraste el volante y la palanca de cambios son en negro. 
 
La plancha de instrumentos es sencilla, no guarda la formas del velocímetro pero sí del cenicero al centro.


Las ruedas de chapa caladas y ciegas al centro le daban un aspecto mucho más actual. Lucían modernas ya despojadas de las tazas que le daban ese toque señorial.

Las llantas están bien escaladas y los neumáticos son adecuados.


Hasta en el ancho de la pisada resultan muy adecuados, cada tanto sale un modelo con neumáticos exagerados, por suerte éste no es el caso.


Ya para la retaguardia cierra con la distintiva franja a la altura del picaporte de la compuerta posterior.

El paragolpe trasero no luce defensas como el delantero por razones lógicas ya que dificulta la apertura de la compuerta.

Al detalle la tampografía de M28 a la derecha y de Citroën a la izquierda  son invaluables.

Las ópticas traseras a dos tonos lucen razonablemente bien, modelo en mano lucen mejor.

Incluso la matrícula trasera que podría considerarse burda, con el modelo en la mano y en su real dimensión es aceptable.


El portón trasero como pieza separada le suma realismo, recto y colindante a la lona con algunas felices imperfecciones, capta muy bien el espíritu del auto real...

 

 

Así se despidió Citroën de Argentina sobre el final de la década de los 70s, época de colores vivos y franjas, época de autos que transmitían cierta deportividad mezclada con alegría y desenfado, aquí la deportividad no era mucha pero el desenfado era garantía.

El M28 fué el último, no hubo intenciones de la marca en seguir. Aunque el modelo sí tuvo otra oportunidad de la mano de IES.

Los modelos siguientes bajo la nueva marca perderían el doble chevrón, pero poco importaba ya que el auto mismo, su motor y su sonido eran la insignia...


Magníficent Citroën 3CV M28!







 

 
 
 
 

domingo, 21 de febrero de 2021

Fiat 1500 coupe (1966) Autos Inolvidables Argentinos

 

Para 1966 Fiat en Argentina contaba con una oferta variada pero tenía pendiente ofrecer un coche deportivo de porte respetable. 
Ofrecía el Fiat 1500 pero dicho auto tenía la configuración de sedán. Si bien tiene sus merecidos logros deportivos, en la calle y a la postre seguía siendo un noble cuatro puertas.

Con el motor del 1500 bajo el brazo y el pago de rigurosos royalties a Vignale llega el Fiat 1500 Coupé, mecánicamente no sacaba ventaja de la versión cuatro puertas, ambas unidades venían con 81 CV escalables posteriormente en caso de competición.
No es una copia exacta a la ofrecida Fuori Fabrica por Vignale en el país de origen, se puede encontrar como diferencia la palanca al piso, el volante Nardi y la consola central.

Comparativamente a su omnipresente hermano de cuatro puertas (se vendió muy bien el sedán) resultaba mucho más estilizada, atractiva, llamativa.... Sexy si se quiere, arrancada de una película.

Se produjo hasta 1969, las últimas unidades ya compartían la planta motriz del Fiat 1600. Luego vendrían unidades con una nueva carrocería fastback pasándose a llamar 1600 Sport.


El modelo a escala luce un perfil agraciado y da cuenta de las formas originales. Los parantes están bien dispuestos y es de elogio el espesor de los mismos.
Línea de cintura correcta, cotas correctas y proporciones acertadas.


Es en el frente donde acusa vicios el modelo ya que luce angosto. Podría apuntarse a la matriz de la carrocería en primera instancia.
 
 
Pero hay otros factores a tener en cuenta como la grilla delantera con bordes exagerados, gruesos, que acortan la distancia entre faro y faro.
A saber la parrilla del auto real tiene un marco mucho más delgado y enrasa de manera mas ajustada con las ópticas principales.
 
Una buena solución, que no es nada nuevo, hubiera sido pintar en color plata sobre la carrocería el marco de la misma y que el inserto sólo represente su interior. Con éso se ganaban 2 milímetros muy necesarios para hacerlo lucir mas ancho.
 
Con los elementos no sería tarea difícil: Un inserto de reemplazo, un "kit de mejora" donde se quita la grilla original, se pinta de color plata la cavidad y se dispone el nuevo inserto sin bordes.
 
Quizá así los elementos logren reproducir esa continuidad natural y adjunta entre faros y grilla.
 
Las ópticas no están tan mal. El paragolpes responde según lo esperado y la matrícula es decente.
 

La tampografía en microescala está a la orden del día: El escudo de Vignale modelo en mano luce como un chip en la pintura y el centro de la taza con el logo de Fiat como un punto negro.
 
El macro desmedido rescata noblezas del modelo ocultas a simple vista.
 
Respecto a las ruedas son (dentro de todo) correctas, aunque se reclama una pisada más angosta. Volviendo al aspecto angosto del frontal, neumáticos más delgados darían una trocha delantera más amplia.
 

 
 El interior está dentro de lo esperable para el tipo de modelo: Contentarse con las formas y una versión del volante Nardi con aro gordo.


Los limpiaparabrisas y su mecanismo que abre hacia los lado son heredades del Fiat 1500. En el modelo no son una maravilla pero lucen bien, les juega en contra el tono cromado que acentúa cualquier defecto.
 
El modelo en sí está pensado en rojo y cromo, no hay lugar para nada que no sea en esos tonos.


La luneta trasera es efectiva y las franquicias del baúl (como las del capot) se muestran suficientes luego de la pintura.


La parte posterior luce un gran desarrollo de detalles: 

Se podría empezar con la tampografía con el emblema de Fiat. 

Una matricula tampografiada sobre la pintura (por fin).

Y una cerradura tanto más esmerada que un punto gris (Ahora dos puntos, uno en color negro y el otro punto gris encima que da la sensacion de profundidad).


La insignia de "1500 Coupé" respeta las fuentes de la insignia original (de aspecto cuadrado)

Luces traseras a dos tonos con marco cromado y el paragolpes haciendo juego con el delantero no da problemas.


El detalle de las banderas muy cercanas a la optica trasera es para sacarse el sombrero.


Y viendo todo el panel posterior resulta que no luce angosto como el frente.

Buen caño de escape.

 

El modelo resulta arrancado de un romanticismo de otros tiempos en que se renegaba del plástico.  

Hace gala de sus formas que definían la elegancia.  

Y es en parte mejorable en su principal defecto, no con facilidad. No estamos hablando de "mejoras" que se catalogan como pintar el interior del modelo o variar la altura de los ejes. Estamos hablando de mejoras necesarias y de operaciones delicadas.

Aún así tuvo aceptación entre los coleccionistas, aún renegando de su ancho o de su frente. "Peor es nada" dijeron algunos a sabiendas que la otra opción es el Vignale europeo con otras ópticas traseras.

Es un capítulo más de Fiat, que ya llevan muchos, incluso los fanáticos de la marca que sólo compran los Fiat de la colección editada por Salvat ya tienen una cantidad respetable.

Para cuando la vorágine de buscar modelos todas las semanas pase, ésta 1500 coupé será gran compañía de tardes e interesante proyecto para darle el rostro merecido... Un verdadero reto.


Magníficent Fiat 1500 Coupé!




lunes, 15 de febrero de 2021

BMW 320 (1979) - Autos Inolvidables Argentinos

 


Baus büros in Südamerika

Unteroffizier Reyes 

Beachtung, vorhanden!
 
----------------------------------
 
Anweisung aus dem Zentralen Befehl Baus:
                                                                         Voy a tomarrrme el atrrrevimiento de escribir en español que es limitado, inicial... o como decir allí... Excelente.
 
En la Comandancia Central estar contentos por la aparrición del BMW 320 en colección local. 
 
Hans el hijo del Supremo Comandante estar feliz.
 
Por felicidad del hijo del Supremo Comandante todos tenemos orden de estar feliz. 
 
Hans comprar leberwurst y frutos secos de felicidad. Lleva una semana comiendo frente a la computadorrra esperando nota de Modellbaus.
 
Hans estar sumando peso. 
 
Supremo Comandante estar preocupado por tener que comprar tiradores nuevos, pantaloncillos nuevos por que Hans crecer mucho esta semana.
 
El Supremo Comandante le orrrdena suspender nota de auto italiano rojo, dejar todo de lado y hacer nota de BMW.
 
El Supremo Comandante recuerda orrrden de estar feliz.
 
Y hacer nota feliz para felicidad final de Hans. 
 
O decirse felicidad terrminal de Hans?
 
Que Hans termine felicidad para dejar de comer leberwurst! 

Supremo Comandante dar código rojo ONF (Orrrden de No Fallar).

Supremo Comandante recordar que toda la central llevar feliz una semana y ser horrible!
 
Supremo Comandante enviar frrrío saludo a lectores y antipático abrrazo a la distancia.
 
Firme! Sonar Tacones!
 
Fin del comunicado.
 
 

El BMW 320 pertenece a la afamada serie 3, quizá la más exitosa en términos de comercialización que tiene BMW hasta el presente. 
 
Son siete generaciones que datan de mediados de los años 70s, éste BMW 320 pertenece a la primera generación llamada E21.

Venían en una gama más que aceptable de variantes atendiendo a cilindrada y confort. Los modelos 316 y 318 venían con dos faros delanteros y los 320 se distinguían por tener cuatro. 
El carisma y reconocimiento de éste coche es indiscutible, siendo su "rostro" más conocido el del modelo 320, contemplar versiones menores, con sólo dos faros, hace experimentar una sensación de vacío.
 
Originalmente contaba con un motor de dos litros y cuatro cilindros, para 1977 se cambió la planta motriz por un motor M20 seis cilindros también de dos litros.
 
No llegó sólo también llegaron algunos 316 y 318... Y también llegaron algunos 323i (Que algunos dudaban si catalogarlos como autos o como misiles con ruedas). 

Fronteras adentro, la llegada de éste auto no significó un jaque a la industria nacional en lo más mínimo. Al igual que un Mercedes Benz, eran coches extremadamente caros en comparación con el resto, un coche elitista, que no tenía mínima comparación con los productos de las terminales locales.

Se habla cada tanto de autos aspiracionales y de entrada de gama, como un camino de progreso, pero el BMW escapaba a esa filosofía, no era el final de ningún camino. 
Llegó en ése momento y quien tenía el dinero lo podía comprar, luego ya no entrarían por una década hasta los 90s. "Nuestro" BMW no esperaba, quien lo compraba la única duda que tenía era si comprar éste auto o un Mercedes.

BMW o Mercedes? Ambos autos daban distinción pero el Mercedes apuntaba al lujo y al status mientras BMW a la máquina deportiva, no es lo mismo.
 
Que tan deportivo eres? Que tan aventurero eres? Que tan gatero eres? Son preguntas que terminan en un BMW.


El modelo esta bien planteado, se podría hacer con mas piezas pero no es la idea para un coleccionable.

Hay varios puntos generales que podrían decirse y escapan al modelo: Uno podría referirse si reproducir la versión de dos o cuatro puertas, el color que bien podría ser otro y sin embargo se aventuraron a los tonos metalizados... Por suerte las elecciones fueron buenas.

Visto en su lateral se ve y se siente como un BMW, diseño de trazos firmes y contextura musculosa al punto justo. No en vano la versión posterior de los Serie 3 apenas aggiornaba el frontal y la parte posterior.
En redes pude leer que los parantes sitúan el techo más arriba dejando superficies vidriadas más grandes de lo esperado. Viendo fotos del vehículo real no hay tal defecto.


El capot responde a las formas requeridas, quizá se pregunte cómo puede uno conocerlo tanto si no fué un auto abundante en nuestro parque automotor... Es que cuando se veía uno, se lo veía con ganas.
 
Por otra parte en los 80s era junto al Porsche 911 el auto de referencia para equipar pistas de slot, autos a control remoto, kits para ensamblar coches a escala y obviamente el diecast que coleccionamos.


El problema de los tonos metálicos en escala 1:43 se llama GRANULOMETRIA.

Pretender ver el detalle de la insignia nos lleva a sufrir destellos desproporcionados. Hasta pareciera rugoso si no le aclaro que no está reflejando el barniz. 
 
Verá en fotos siguientes que la aplicación de la pintura es muy decente, no es un auto para ser invasivo con la cámara, no está pensado para eso.


Delicias frontales: Lograr un frontal semejante escapa al mortal promedio en su tallercito de hobby... Y al virtuoso también.

Podría sostener que el frontal mismo es el pecado de arrogancia del fabricante mostrando todo su arsenal tecnológico. 
 
Aquí, en la redacción de Baus damos aviso que pueden pecar más seguido... O siempre.

Cuatro ópticas alineadas y bien colocadas. 
Luces de giro en tono ámbar razonablemente bien puestas. 
Tampografía "320" sin defectos.
Paragolpes con borde de goma pintado.
Matrícula negra propia de la época.
Segunda grilla debajo del paragolpes.
 
Por otro lado el fabricante hace sus checks en la rebaba plástica al centro del paragolpes y el contorno irregular de la matrícula. Resta esos defectos, mira la calculadora y sonríe. No era tan caro y salió de puta madre.
 

 Los interiores son austeros y víctimas de lo bien que se ve el modelo en su exterior. Tienen la obligación de verse igual de bien, aunque se limitan a acompañar con formas.

Nota especial para los cristales que no distorsionan la imagen interior. De los mejores que ví hasta ahora.


El espejo retrovisor es adecuado y los picaportes de corte económico pero rendidor. 
 
La cerradura debajo es nítida, como salir en camiseta un día frío.


Las ruedas están muy bien: Detalles de la llanta de aleación, talón de la cubierta y ancho de pisada correctos. 
 
Faltaría el detalle de la insignia en el centro, pero adivino que la forma de la llanta es prohibitiva.


Otro detalle poco usual de las ruedas es la cara interna mucho más lograda y natural. 
 
Generalmente le hacen unos bordes exagerados a las llantas del lado oculto.


Siguiendo debajo del modelo, el escape detallado en plata y el detallado en general de sus partes nos habla de que es un modelo que excede su uso a una sola colección.
 
Es una buena noticia para los amantes del BMW 320, seguramente podrán encontrarlo en otros colores en un futuro cercano.
 
 
Normas actuales me prohíben usar el término habano para definir el color... Para no fomentar el vicio... También para que no se fumen el BMW... 

Fumar modelos a escala es perjudicial para la salud. LEY 23.344

También se me advirtió que no sugiera su uso como cenicero, atendiendo a la depresión que tiene el techo al centro, en sentido longitudinal.

Estaba advertido de ese defecto por que en redes había un damnificado. Cuestión es que al buscar mi unidad la comparé con otras tres y todas en mayor o menor medida la tenían. No es algo muy notorio como puede apreciarse.


Otro detalle es que los cristales sí encajan de manera perfecta en la carrocería.


Llegamos a la parte trasera y queda claro que la carrocería y sus proporciones son buenas.

El modelo no falló adelante ni a sus lados, ahora puede apreciarse que no falla en nigún lado.


Me quedé viendo la foto, no sabía por donde empezar. 

Llega un momento en que uno estorba detallando cada inserto cuando todo, absolutamente todo, está bien.

No hay defectos, el enrasamiento de las ópticas a tres tonos con el plástico central, el paragolpes, las tampografías...
 
La felicidad completa de Hans ya metiéndose leberwurst por una zonda en el brazo. 
 
Va para best seller, es un modelo sin vicios y buena presencia, defiende su precio y deja la sensación de que uno se lleva algo importante. No exagero, el modelo de las fotos no se "mejoró" en absoluto, se fotografió como salió del blíster.



La nota va llegando al final, quizá fué extensa, quizá breve. 
 
En caso de que su apetito por BMW siga abierto, puedo recomendarle otro BMW que se reseña aquí. 
 
Muchos coleccionistas trazan comparación entre éste modelo y el de Minichamps...

Quiere comparar en serio? Compárelo con un BMW 320 de Schuco!

Puede usar dos monitores y poner éste BMW 320 en uno y el BMW 320 de Schuco en el otro...

Modellbaus a dos pantallas? Si lo hace, quiero fotos!


Magníficent BMW 320!