Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

domingo, 13 de agosto de 2017

Ford Taunus GXL (1974) - Autos Inolvidables Argentinos



Lejos de toda erudición, se puede definir el Taunus como el Ford que no era el Falcon... Y luego como el Ford que no fué el Sierra.

Es que Ford siguió cumpliendo con la tarea obvia de ofrecer nuevos productos década tras década pero cuando hablaba el mercado los planes de la fábrica no salían tan lineales.
En los 70s Ford presentó el Taunus en Argentina, compacto, ágil, moderno, robusto... Pero seguía vendiendo el Falcon que tenía un interesante reestyling y seguía siendo su caballito de batalla.
El Taunus debería esperar un poco más, incluso llegó una nueva generación del mismo, un sedán de líneas firmes, un cuatro puertas con baúl hecho y derecho... Y si bien en el principio de los 80s venía bien poco le duró ya que apareció el Sierra.


No es el primer Ford que corrió la suerte de ser segundón en su propia casa, hay otro, el Fairlane, ese sí se las vió complicadas.
En la actualidad y con el diario de ayer en la mano, como se suele decir, es fácil distinguir la aceptación de cada modelo de Ford, señalar errores y posibles soluciones. Pero lo interesante aquí es detenerse en el Taunus.
Ver el Taunus en todo su esplendor hace pensar en que el modelo no estaba pensado para ser segundón del Falcon: era su reemplazo.
Equipado con motores de dos litros y 2.3 litros, dimensiones mas racionales y un comportamiento que lo dejaba bien parado en ruta y ciudad era todo lo que necesitaba cualquiera que tuviera el dinero para comprarlo.


Caja al piso de cuatro marchas, interiores con detalles en madera, butacas perfectas... Cada detalle del Taunus rompía con todo lo que venía ofreciendo Ford: Desde el picaporte de la puerta en adelante era todo nuevo.
Nadie en su sano juicio pensaría que la gente abrazaría un auto con caja de tercera al volante como el Falcon.
No hubo vuelta de página, muchas veces se habla de que las automotrices no incorporaban nuevos productos y extendían la vida de modelos viejos... Pues en éste caso fué el mercado el que dijo todavía no, debe seguir el Falcon.


Vamos al modelo.

El que espera desespera y en muchos casos la desesperación lleva a comprarse un Taunus de Neo Scale Models mucho más oneroso.
Es que Neo ofrece un Taunus de excelente factura atento a todo detalle, más de una vez estuve en planes de adquirir uno pero decantaba por algún otro modelo.
Verlo reproducido de forma masiva y a costo contenido me hace pensar en mi suerte aunque no hay mucha magia al respecto: el costo contenido lleva de la mano acabados más pobres.
Por eso el Taunus de Neo quizá siga en planes de algún amante de éste auto. Para otros, como uno, se torna suficiente este modelo.


Modelísticamente hablando, el Taunus es un dolor de cabeza, ya desde la parrilla delantera supone formas poco convencionales para cualquier auto, no es plana, tiene un morro al centro, dos lineas metálicas que la cruzan, insignia al medio, marco cromado y cuatro luces con sus respectivos marcos cromados... Ensamblar, pintar, detallar... El porcentaje de errores en su construcción se dispara al infinito.


Por eso frente a un macro resulta un poco deslucida pero pueden creer que no hay forma de mejorar algún detalle con la mano, son décimas de milímetro, lo que significa que mirando el modelo en la mano luce realmente bien.


Los guiños delanteros son los que se llevan la mala nota, lucen como si fueran de otro auto frente a un paragolpes que se ajusta a decencia y no ofrece vicios.


Ahí debería decir "2300" atento a la cilindrada del motor, mis ojos no tienen la capacidad de verlo y la cámara tampoco.


Las transparencias mejoraron mucho, limpias, sin rayones ni marcas, tampoco aceitosas, un vistazo a la parte trasera nos da un Taunus bastante completo.
Una vez más los detalles parecen mostrar los límites de lo posible: Se lee "FORD" perfectamente pero las líneas negras arriba y abajo del aplique cromado no lucen del todo bien.
Otro probelma de ensamble hace que las ópicas trasera luzcan un tanto inclinadas hacia arriba, quizá un milímetro o menos pero en esta escala se nota.
Los paragolpes igual que los delanteros son francos e irreprochables.


Las tampografías a la orden del día: el logo de Taunus y de GXL lucen muy bien igual que la de FORD en el morro del capot como se ve en fotos anteriores.


El techo vinílico es un legado del modelo de la Coupé Chevy que vimos notas atrás, misma receta para que luzca igual de bien.


Espejo retrovisor correcto, busca las formas del original que era casi rectangular, picaportes pintados justificados por el bajo costo del modelo.


Una buena, los espesores de los limpiaparabrisas son más delgados y al menos en el modelo presente vinieron bien ubicados.


Le dieron existencia a la antena de la radio, es sólo una protuberancia pintada pero es un detalle que generalmente se pasa por alto.
También se puede ver la matriz de la carrocería cumpliendo muy bien con los detalles de la parrilla de ventilación bajo el parabrisas y la forma curva en que terminan los guardabarros.


Las llantas lucen bien como las trae el modelo, el juego de sombras hace que no se aprecie que estan pintadas únicamente de color gris, con un detallado correcto en negro (no muy minucioso) lucen bien desde cualquier ángulo.

Los interiores cumplen, si bien son completamente negros sus formas son muy correctas, fotografiarlos resulta una tarea un tanto ingrata con resultados poco útiles. El Taunus venía con un tapizado negro y ese tono predominaba en su interior salvando los detalles en madera, por eso el auto luce muy bien sin modificarlo.

No se hizo en definitiva una biografía del Taunus ya que abundan en internet, fué preferible centrarse en el modelo, específicamente en el modelo nuevo que muchos deben tener en su mano...


Magníficent Ford Taunus GXL!

7 comentarios :

  1. Interesante el anàlisis de Ford y sus productos canibalizados por el sempiterno Falcon.
    Lamentablemente no tengo demasiado registro de esos años, pero me animo a diagnosticar (con la arrogancia de mi ignorancia) que el motivo pudo estar en el precio, seguramente el Falcon tenìa sus herramentales amortizados, lo que resultaba en un precio muy tentador.
    El modelo sigue los buenos pasos de esta serie.
    Si bien trae el traspie de los trasparentes desencajados, apuesto a que en la mano no se notan los desajustes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad en la mano luce muy bien, todo un Taunus.
      Tengo entendido que el Falcon no era económico en su precio de venta aunque desconozco el precio del Taunus para hacer una comparación.

      Eliminar
  2. Hola Cabo! Esperaba esta reseña hace unos días, pero veo que le hace algunos retoques al modelo antes de reseñarlo. Si me permite, la cara externa de los graseros de las llantas también iban de negro. El primer auto que recuerdo de mi viejo fue un Taunus GXL naranja con techo vinílico BLANCO! Me comí cargadas toda la primaria con el tema del micro escolar. A propósito de los colores, la combinación de este modelo no fue la más feliz a mi gusto (encima tan cerca de la Chevy que vino igual), máxime cuando la paleta de colores del Taunus era enorme (recuerdo azul, celeste, bordó, naranja, verde claro y oscuro, un par de grises, rojo...). En cuanto a terminaciones el mío vino bien, y con el suficiente zoom sí le llego a ver el 2300 al costado! Lo único que no me termina de convencer, más allá de lo que ud. detalló, es la caída de la tapa del baúl, yo creo que era un poco más pronunciada. En el restyling del modelo sí era más plana (mi viejo cambió el GXL por un Ghía rojo en los 80). Abrazo y hasta el Opel K 180!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había en los 80s Taunus Ghia naranja con techo blanco? Eso es una pena! La verdad el recurso del techo vinílico es discutible y respondía a una moda que por suerte fué pasajera. Aunque si me dan a elegir me quedo con el vinílico negro sin dudas.
      Por otro lado no todos los autos quedaban bien con techo vinílico el Taunus por suerte resultaba agraciado.

      Eliminar
  3. Yo si lo recuerdo, fue toda una novedad en la época, me acuerdo el slogan "el chico de Ford" e incluso la voz del locutor que no era el mismo de otras publicidades de la marca, ejemplo las de la F100.
    En esos años vivíamos justo enfrente de un concesionario Ford y tuve el privilegio de verlos bajar del mosquito el dia anterior a la presentación oficial, esa imagen de los tipos de Furlong asomando la cabeza marcha atrás para bajarlos del camión era casi cotidiana pero ese dia fue diferente a todos.
    La miniatura como bien comenta cumple, el detallado de llantas era obligatorio aunque hágale caso a J.R. y píntele los centros de negro también pues así eran, y si quiere mejorar el aspecto de los guiños hay que hacerle el recuadro plateado simulando el marco perimetral cromado que los sujetaba, con eso gana muchos puntos, vea sino el del amigo Diego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veré el de Diego, los cuatro puntitos negros los haré de inmediato... Cuatro puntitos no se le niegan a nadie.
      Taunus 0Km bajando de un mosquito... Usted fué un privilegiado!

      Eliminar
  4. La verdad no recuerdo vinílico blanco en los Taunus Ghía... Sí había negro.

    ResponderEliminar