Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

miércoles, 2 de junio de 2021

Dodge 1500 GT100 (1977) Autos inolvidables Argentinos

 

La versión con cafeína del Dodge 1500 es el Dodge 1500 GT100, no es el primer subproducto de mayores prestaciones de éste modelo de Dodge, anteriormente había lanzado el GT90.

Una versión de carácter deportivo de un sedán tranquilo tiene múltiples razones: 

La primera y obvia es que hay un segmento de mercado que prefiere autos con mayor desempeño. 

Otra razón de peso es que tener un referente así impacta en las ventas de la versión standard. 

Por último, vender por más de mil unidades de éste GT100 habilitaba a la marca a participar en la mayor categoría del Turismo Nacional, corra el domingo y venda el lunes... (Tuvo grandes logros, cuatro campeonatos, 32 triunfos y 30 récords de vuelta, siendo el auto que dominó la categoría hasta la aparición de la Renault Fuego y el Ford Sierra).

 

Las revistas especializadas de la época en sus test notaban que su interior era completamente negro, lo que más adelante le vendrá al dedillo al interior del modelo.
Otra cosa que notaban es que el motor pasaba de 1500cm3 a 1800cm3, preguntándose por que se seguía llamando 1500 y no Dodge 1800, cuando por las razones que vimos era fundamental que conserve el nombre. Si al final todo, absolutamente todo, se hizo para vender el 1500.
Pero claro, recuerde que estamos hablando de un Dodge de Chrysler y no es un Ford ni un Chevrolet, la prensa no era del todo amable saliendo de ésas marcas.
 

"Múltiples bien diseñados, dos carburadores Stromberg (tipo SU), más compresión y una leva que tira arriba, fueron algunas de las modificaciones que los ingenieros de fábrica introdujeron en el motor 1.8 buscando más potencia para llegar a los 120 HP SAE que declaran en los folletos de presentación.
Exteriormente no hay nada nuevo. La pintura, de gusto algo dudoso, lo identifica por las calles. Solo se ofrece (por ahora) en negro y azul oscuro fileteado en dorado -¿inspiración o copia del JPS Lotus?- y con una enorme sigla a ambos costados que rezan "GT-100". Ni faros suplementarios, ni alerones de mal gusto, ni llantas desmesuradamente anchas figuran como elementos para lograr otra imagen de este, el ultimísimo producto lanzado por Chrysler."

 
Revista Corsa N°578, Junio de 1977
 
 Y viendo las conclusiones finales de aquella nota, les dejo tres para dar la nota de color:

"Lo mejor del motor se saca arriba de la 4000 RPM  en todas las marchas"

"Los limpiaparabrisas arriba de los 130 km/h flotan"

"Es difícil llevarlo con seguridad arriba de los 140 km/h"

Por que en definitiva era un 1500 y el equilibrio del auto se encontraba en su versión tranquila, esperar que todo el auto se adapte hasta sus escobillas para que "no floten a 130", con semejante cambio en su unidad impulsora, en aquél 1977 era mucho, mucho pedir.


La pregunta del millón: ¿Quién ensamblo el modelo? Necesito ése señor para que arme toda la colección de Salvat de nuevo!

Efectivamente este modelo rompe con el standard que se venía manteniendo en los más de 120 modelos que componen la saga de Autos Inolvidables Argentinos. No se trata de algún elemento novedoso o mágico, no responde a una cuestión material, se trata de calidad de ensamble.

 


Volver a ser espectador. Ese es el resumen del modelo que luego de quitar base, protectores y demás se brinda de manera impecable y sin vueltas.

Sin piezas mal encastradas, sin faltantes, sin rebabas, sin defectos de pintura incluso sin la menor suciedad, nada que hacer, siquiera repasar su brillo fue necesario.

Los fanáticos del Dodge 1500 tocan el cielo, la matricería es muy buena, sus proporciones impecables y los detalles puntuales muy precisos. Todo lo que se puede desear cuando se espera un modelo nuevo.

 


El frente es impecable, si me tengo que centrar en algo son en las ópticas principales con su marco en color plata, lo demás le sigue como si la perfección fuera la norma.



La pintura es de un brillo inusual, un negro profundo y lustroso en combinación con ribetes dorados sólo hace pensar en una cosa: Encender un John Player Special del tamaño de la pata de la mesa.

Ese capot está nominado a capot del año.


Hora del temido macro que va hasta el hueso: 

La leyende GT100 no se inmuta en lo más mínimo. 

Mientras la desconfianza va por la línea dorada que roza el picaporte: Cumple! 

Quizá valga la ocasión para notar que el diseño de líneas doradas del auto real estaba pensado así para restarle presencia al picaporte trasero y hacerlo ver más deportivo.


Vamos de nuevo: La "g" de Dodge nos da una idea de los aumentos de la toma. Ahora podemos ver la ya revisada calidad tampográfica, pero más interesante es la carga de combustible.

Las ópticas traseras son suficientes y quizá lo menos esmerado del modelo. Pero están prolijas y suman más que una óptica acrílica mal puesta.

 

Voy a pedirle que deje de leer "Motor cuadrado punto cuadrado".

Eran los 70s y les encantaba experimentar con tipografías, decía "1.8" pero artísticamente el "1" tenía el mismo ancho que el "8".

Y el ocho regordete tenía orificios pequeños... 

El resto es historia tampográfica, marchen dos cuadrados!


Ruedas a tono para la ocasión, excelentes llantas y las cubiertas no son del ancho que montaba el auto real. 

Pero al ser más anchos los neumáticos lucen mejor... Verdad o esteticismo... Esa es la cuestión.

 


Caño de escape en color plata sin perforación en el extremo, si lo tiene, hágale un puntito negro, se lo merece.


Como ya se adelantó el interior del GT100 era 100% negro, déje el destornillador y guarde los coloretes para "mejorar" el modelo, no los necesita.

Respecto a que tan atinado es el volante y el torpedo... Yo diría que dejemos que el color negro haga su trabajo de disimular.


Siguiendo en el rubro misceláneos, los limpiaparabrisas a pedir de boca: negritos y bien puestos.


Y el retrovisor redondo muestra que el auto en cada detalle marcaba su carácter deportivo.

Resúmen final, el modelo no ofrece vicios de importancia. Como detalle, le faltan dos pequeñas luces cromadas en los guardabarros delanteros, que dada la escala del modelo quizá entró dentro de lo "imperceptible".

El ancho de los neumáticos es otro tema pero repito, hasta quien tuvo el GT100 real lo hubiera querido con mayor pisada.

Y por último un interior que no es del todo correcto, pero no molesta.

El resto del modelo es una nota alta tras otra, tan simple y contundente como eso.

Pensar que no era un modelo muy esperado, más considerando que ya habían salido otros Dodge 1500 con anterioridad y sin embargo aquí, modelo en mano, la sorpresa fué mayúscula.

 


Magníficent Dodge 1500 GT100!


11 comentarios :

  1. La verdad de los mejores de la coleccion, el chinito que armo el mio le volo el espejo al guardarlo, o le puso poco pegamento. Ahi anda volando dentro de la burbuja. En algun momento se pegara, esperemos el ciano no deje balco alrededor.
    Muy bueno el fondo de las fotos cabo.
    El gt100 esta tan bueno como el pointer, falcon rural, bmw, traffic y tantos otros que les salieron muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ni se te ocurra ponerle ciano si no querés la nebulosa blanca, ponele unipox o, incluso (con mucha prolijidad) cemento de contacto, con el brillo que se le ve a ese auto calculo que te lo arruina sino

      Eliminar
    2. sale unipox y mantenerlo mas tiempo para que pegue, se agradece. Dicho sea de paso, las luces de marcha atras del paragolpes traseros poniendonos en exquisitos, un tampografiado con borde negro fino lo haria resaltar mejor, asi casi no se notan.

      Eliminar
    3. La cola blanca de carpintería también sirve para pegar piezas que se hayan salido. Por lo menos a mi, me ha servido. No brinda una adhesión super resistente pero para sostener un faro o espejo en su lugar alcanza, especialmente si el auto vuelve a la burbuja o está en una vitrina.
      Saludos
      Mario

      Eliminar
  2. Se lo ve muy prolijo al milqui fierrero, mas allá de (supongo) usar el amarillo con un par de detalles, se ve una pintura excelente, la tampografía, aún, a prueba de macro, y un chino inspirado para armarlo, mas allá de ser un refrito, se agradece su llegada (y de llegar, el gt 90 también). Viva imágen de la época en que todas las marcas le ponían algo mas de pasión a sus autos, y que, todas ellas, dejaron huella en la memoria, los milqui, peugeot GP y TN, Fiat potenciado y, obviamente, IAVA, Renault Alpine, Dodge RT, falcon sprint, entre ellos, que lindo soñar con tener algunos así nuevamente (me refiero a la pasión aplicada) Un merecido magnificente, Saludos. Luis

    ResponderEliminar
  3. Al gran Chino Argentino, salud!
    yo le daría el premio Torino de Oro, pero mejor no, quizás lo malinterpreten.
    Lo felicito y me alegro, nada mejor que un coleccionista feliz con su modelo, y seguramente van a ser muchos más!

    ResponderEliminar
  4. Olá, CaboReyes.
    Mais um pequena maravilha. Muito bom este Dodge. Julgo que é mais uma marca que por cá não foi comercializada... ou será que foi? Não sei ao certo.
    Será que sou só eu mas este Dodge tem semelhanças com o Ford Escort? Grande abraço

    ResponderEliminar
  5. Es cierto que vino impecable, kudos al chino que se puso los guantes de latex para armarlo y no dejó huellas.
    Ahora bien, las llantas, le propongo tomar la rural y compararlas, mucho mejor definidas en aquella, siendo que deberían ser las mismas idénticas.
    Quizá por eso su observación respecto a las ruedas.
    Así que al chino que cada vez que hay que usar una pieza pre existente se empeña por hacer otra nueva (y en vez de mejorarla, la empeora), a ése sí habría que darle unos buenos azotes.

    ResponderEliminar
  6. La matriz es la misma que la del amarillo. La prueba es que en la tapa del baúl tiene la misma cresta que aquel, y que ni el 1500 criollo ni su padre el Hilman Avenger nunca jamás ofrecieron en toda su existencia.

    ResponderEliminar