Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

viernes, 19 de julio de 2019

Fiat 125 Mirafiori (1981) - Autos Inolvidables Argentinos


En el pasado siglo cada década que empezaba suponía una renovación, el tiempo se parcelaba de a 10 años y flotaba la idea que cada nuevo período suponía un avance.
Así los 70s se diferenciaron de los 60s... Y cuando llegaron los 80s se esperaba otro cambio. Desde el punto de vista automotriz fué notable ya que en un período de tres o cuatro años se abandonó el paragolpes metálico y muchos elementos de metal para ser reemplazados por material plástico resistente que permitía diseños hasta el momento inviables.

Otro punto a tener en cuenta es la muchas veces citada apertura de importaciones que literalmente obligó a las automotrices locales a ponerse al día con su productos que distaban mucho de las unidades importadas, principalmente las japonesas que con precios razonables y competitivos ofrecían mejores productos.

Por eso el comienzo de los 80s por un lado fué el comienzo de vehículos exitosos del nuevo período y a la vez el ocaso de las glorias de la década anterior.
Puntualmente el Fiat 125 Mirafiori es uno de los primeros en despedirse de la línea de producción ya que resultaba un auto obsoleto en todo sentido para ese momento: Su diseño no admitía más intervenciones para otro "lavado de cara", su mecánica no era eficiente, su consumo resultaba incompatible con el tamaño del auto y sus prestaciones... Incluso la suspensión trasera mediante elásticos longitudinales ya resultaba arcaica para ése momento.

Se tomaron buenas decisiones por parte de Fiat, en lugar de intentar que parezca "otro auto" se respetó el modelo y dejó que se despida en su ley. Una modesta pasada en limpio con paragolpes que seguían siendo metálicos, nuevas ópticas que no alteraban significativamente sus líneas, llantas de aleación y el motor de siempre pero más potenciado... Ya que después de todo, ser un Mirafiori era ser potente.



Modelísticamente hablando son todas flores. Resulta que el Fiat 125 en versiones tempranas (originales si se quiere) es bastante reproducido, ya sea por Starline o un coleccionable, pero también puede encontrar reproducciones contemporáneas al auto por parte de Buby o Mercury...
En definitiva un Fiat 125 no es cosa nuestra, un 125 es un auto con presencia en más de un continente con arraigo en muchos países, créame que ésta versión "especial" del 125 va a despertar interés mas allá del mercado local.

Lo que se considera estético actualmente nos hace ver el Mirafiori un tanto tosco... Incluso sé que esta haciendo bromillas en voz baja mientras lee...

Pensando que es un "Mirafieri" más que un Mirafiori.

Dejando herejías de lado, bueno es detenerse a estudiar como resolvieron el frente de éste 125:


Ya sabemos que lucen como si fueran ópticas de otro auto ya que en definitiva el 125 no fué diseñado para ópticas así. Sin embargo se logró algo, junto a un capot mas liso y menos ornamentado, las ópticas grandes reemplazaron las tradicionales dobles y quedaron razonablemente bien.
Otra renuncia fuéron los paragolpes con barandilla para unos más compactos con banda de goma y luz de giro.
Elemento a elemento se modernizó, pero el resultado final perdía personalidad respecto al 125 original. Se podría expresar como una versión "genérica" o "simplificada": Menos elementos, menos ornamentos... Todo para ser moderno una vez más.

Respecto a la miniatura vale la pena destacar los grupos ópticos, donde los principales no tienen el clásico punto negro al centro, mientras los de giro son insertos en dos tonos, cuando la regla para este tipo de modelos es que sean pintados simplemente.


La parrilla es buena pero no tiene mucha profundidad. El paragolpes también es buena pieza pero va a tener que trabajar en ese adoquín cromado donde se apoya la matrícula.

Los neumáticos tienen un dibujo interesante y consistente con los que se usaban en el momento pero resulta algo exagerada la profundidad de las líneas.


La vista lateral es buena, básicamente encontramos el 125 de siempre pero calzando llantas de aleación.

Para exquisitos, las diferencias radican principalmente en como asoman las luces de giro, que dejan de ser un plafón sobre una superficie y ahora se integran a la carrocería.

Caído de atrás? Sí, totalmente. Más teniendo en cuento que la suspensión trasera era con elásticos y los mismos se podían apreciar desde atrás.
No supone un defecto insalvable, cuestión de suplementar el eje trasero hasta ponerlo a gusto.


Si por casualidad pretendía hacer un Mirafiori partiendo de un 125, dichas ruedas serían el principal obstáculo, ahora, con la aparición de éste modelo ya es otro proyecto para descartar.



Las ópticas traseras son importantes, ocupan 2/3 del ancho del auto. A tres tonos obligadamente ya que con semejante tamaño hacerlas todas rojas sería imperdonable.

Bien la matricula trasera, sin ser una maravilla no destaca por su espesor.

Luneta trasera generosa, la remataron muy arriba en el techo y no luce natural, hasta pareciera que el plástico transparente estaba preparado para terminar más abajo. A mi entender es el punto más flojo del modelo.


Las tampografías por otro lado son impecables...


Se puede experimentar placer al comprobar que las microscópicas insignias están en orden.


El interior tiene su formas, es bueno aunque difícil de apreciar como siempre.


El chasis es lo que resulta novedoso, profusamente detallado, no sólo se prestó atención al sistema de escape, también se atendío a la transmisión y suspensión... Muy completo.


Detalle de picaporte en dos tonos sobre gris plata... Se defendieron bastante bien, no es fácil...


El nuevo capot sin la línea central, las parrillas plásticas, los limpiaparabrisas negros bien colocados y un espejo retrovisor con una protuberancia extraña cierran el modelo.

Está para un siete, si se compara con alguna creación de artesano o modelista sale ganador, pero también hay que valorar el parabrisas de encastre pobre y la luneta trasera que hace lo que puede con una matriz que falló en ése lugar.

En mano y considerando la escala es bueno, hay que reconocerlo.


Magníficent 125 Mirafiori!

9 comentarios :

  1. Pido disculpas pero mis paradigmas me impiden considerar seriamente a cualquier auto que se llame mirafiori, sin saber italiano (o quizás por ese motivo), "mirafiori" se me traduce como "mira flores", actividad que me resulta un tanto reñida con la cosa automotriz, el olor a nafta, las manchas de grasa o las cuestiones industriales. Obviamente, es una idea mía y pido disculpas por ella.
    Flores aparte, el modelo tiene muchas muestras de buen hacer, como el Taunus del post anterior. Llantas, insertos, tampos, y hasta el grano de pintura ya son una característica de estos Inolvidables.
    Lo único que señalo es la excesiva altura del techo, un viejo vicio de Ixo que todavía no logro entender ni justificar.
    De ahí sale la generosidad de su luneta.
    De todos modos no está mal, quizás lo compre algún día.

    ResponderEliminar
  2. Luce muy bien detallado, ahora que ud y el gaucho lo mencionan, vev la altura del techo. Particularmente estos recauchutamientos de autos viejos no me agradan en autos reales, pero sí en las miniaturas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los reestylings a escala tienen un glamour inusual, también dan oportunidad de incorporar variantes de un modelo por motivos mas serios que un cambio de color.

      Eliminar
    2. Sí, sobre todo cuando son versiones locales, dan un toque de exotismo a la colección

      Eliminar
  3. Cuando en esta colección deciden hacer una variante de un mismo modelo a veces cambian la matriz. En el caso del 504, creo que el GR Tn representó una evolución enorme respecto del nro. 2 de la colección, que es bastante fulero y tiene incongruencias con el año y la generación, como las manijas. El GR Tn está muy bien, y dicho sea de paso, me extraña que no lo haya reseñado, tan peugeotero ud.
    Con el 125 creo que fue un paso en falso. El molde del 125 1972 celeste de esta colección me parece uno de los más logrados. Veo este, y me parece bastante desproporcionado en general. La curva descendente hacia la punta del capot, por ejemplo... Para este caso hubiera preferido que tomaran el otro modelo y le hicieran las modificaciones necesarias. Seguro hubiera estado mucho mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adhiero plenamente, justamente aquel 125 era perfecto, solo había que modificarle la trompa y la cola, una lástima que hayan hecho algo nuevo y mal.

      Eliminar
  4. Mas allá de llamarse Mirafiori, hasta lo que sé, solo acá, creo no equivocarme si digo que, o en líneas generales, o muy directamente, la cola se parecen bastante a los de algún Seat (1430?). Como habitualmente, comparto la opinión del supremo. El techo?, creería que mínimamente cabezón, la luneta, llega casi hasta ser una claraboya....Saludos. Luis

    ResponderEliminar
  5. Justamente es parecido al Seat porque las luces traseras son directamente las de ese auto, incluso el pasquín informativo lo aclara, creo que fue la única vez que aportó algún dato interesante, el resto de los fascículos no sirven ni para prender el fuego el domingo.
    Una lástima lo que hicieron con este modelo.

    ResponderEliminar