Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

domingo, 8 de febrero de 2015

Modellbaus Dial


 En la sucesión de modelos expuestos, siempre se toma en cuenta al modelo, resulta obvio para el que lee pero para quien escribe no lo es tanto, sepa el lector de los portazos que se deben dar a temas interesantes para no irse por las ramas y no perder un objetivo simple: mostrar un modelo.
Sin embargo llama a la reflexión por su recurrencia, ciertos aspectos que uno trata de mantener en silencio a fin de evitar controversias y preservar amistades. Bajo el lema "la porquería de uno es el tesoro de otro" se apaña casi todo razonamiento, se exime de todo juicio de valor y por el módico precio de un ligero retrazo mental nos abrazamos todos como amigos: No se entiende por que a un colega le gustó una pieza, tampoco su apuro por tenerla, mucho menos por que la idolatra tanto y la presume... pero apretamos el botón de "fiesta!" y salimos a festejar.


Incluso sabemos que si nuestro querido colega nos da las explicaciones del caso hay un 99% de que no compartamos las razones, se rompa la magia y adiós fiesta, sonrisas y hasta algunos casos amistades.
El silencio al respecto es imperativo, incluso aconsejable. Es la analogía pura del novio de tu hija o de la mía. Qué decir? Luego de repasar mentalmente como todas las miserias de la humanidad reposan en el tipo, de proyectar su desmembramiento en plaza pública, jalado de sus extremidades por cuatro caballos y un pony (Yo me entiendo!) A uno sólo le queda decir " Si vos sos feliz, yo soy feliz" para luego correr a buscar el botón de "fiesta!". Mismo botón usado para el colega con modelo nuevo!

Ejemplo con sujeto de control



Antes el sujeto de control era el Vasco, pero esta descontrolado, por tal motivo el sujeto de control será el Gaucho.

Viene tu hija y te presenta un nuevo novio... el cual rechazas... ella va y se encuentra con él a escondidas.

Viene el Gaucho y te presenta un Jaguar... el cual rechazas... va y se compra otro a escondidas.

Fin del ejercicio.



Usted dirá si al final terminamos en una especie de show de standup escrito, pero no es otra cosa que la introducción para presentar:

The modellbaus Dial!!!



El modellbaus dial es el primer intento de sistematizar la valoración de un modelo, ya que muchos se encierran en lo suyo y realizan tablas de valor a medida propia, desarticuladas con la realidad, que producen un sin fin de errores de interpretación tanto al comprar un modelo propio como apreciar un modelo ajeno.

Es un dial temporal, en un extremo tiene inicios borrosos pero existentes, en el otro extremo no hay fin, ya que al ser una línea de tiempo los años y con ellos las novedades se irán sumando. Aunque existe el final teórico: el auto, pieza por pieza, reproducido en los mismos materiales y funcionando, algo que sería aún más caro que el auto real.

Vamos a tomar tres tramos para a ver las particularidades en cada uno de ellos:

Primeros años



En la mente, todo

Pues bien, se habrán percatado que al principio del dial hay un auto extremadamente esquemático, icónico, elemental... es que los inicios son modestos, los puntos de comparación por esos años son imposibles, es "eso" o "nada" y frente a la nada todo es un avance.
Sin embargo la simplicidad no es un juego tan fácil, reproducir un auto a escala no sólo trataba de reducir su tamaño, en el proceso había que despojarlo de sus elementos cuidando de quien lo tuviera en la mano siga reconociéndolo.

La Gestalt al rescate

Para los que no están al tanto de teorías psicológicas las leyes de la Gestalt parten del concepto de incomodidad frente a lo que se ve, dicha "incomodidad" puede resultar de imágenes incompletas que por alguna razón necesitamos completar...y completamos de manera inconsciente:

 
 El triángulo que ve no existe...

Tampoco es un panda... son manchas que usted completa de manera creativa (amanerada si es hombre!).

Y con tan poco se lo puede hacer pensar en un Jeep...

Con lo anterior le alcanzó para un Jeep, imagínese todo lo que tiene para un Land Rover.

Si se busca entre modelos primitivos se puede apreciar no sólo ausencia de vidrios, tampoco hay interiores, o asientos. Las ruedas genéricas son las mismas para un vehículo de uso común, un deportivo o una elegante limousine, por lo general lisas sin el más mínima pertenencia a modelo alguno.


Quizá en términos actuales resulte extremadamente pobre y esquemático, pero resulta majestuoso frente al primer Jeep, hay mucha más información, lo que se completa vía cerebral son detalles muy finos.
Un ejercicio imperceptible frente a esa mancha negra con forma de Jeep, pero el principio es el mismo.
Sumando el hecho de que lo que no se recuerda no se agrega, resulta que con muy poco o nada resulta natural y agradable.
Luego seguiría la competencia entre marcas por lograr un mejor modelo, dejando cada vez menos por completar.

Un vehículo autopropulsado era una novedad, un objeto metálico pensado para fines lúdicos-contemplativos y que no fuese una pistola, herramienta, o algo de uso cotidiano era una novedad.
Lo curioso es que dichas novedades poco pesan en el presente, un auto de 1930 y un modelo del mismo año no valen por novedosos sino por viejos.

El costo del modelo viejo

Hay una serie de consideraciones que suponen el valor de un modelo viejo, el primero su disponibilidad, estaban hechos para vender, nunca hay que olvidarse de eso, al fabricante bien poco le importaba si los modelos eran comprados para que un niño los desintegre contra una pared o un adulto lo atesore en una vitrina, lo importante era vender.
Coleccionar modelos como se ve en la actualidad no era actividad común, siquiera poco habitual, la mayoría de los modelos en aquellos años tuvieron una primera vida como juguete en la mano de un niño, buena calidad, costo razonable, producidos en cantidad.
Hoy sobreviven en cantidades limitadas lo que otrora encontrabas hasta debajo de las piedras, hubo miles y quedaron cientos o decenas de ellos. Frente a una cantidad de coleccionistas cada vez mayor la posibilidad de hacerse con uno va disminuyendo.
Usted dirá entonces, pocos modelos para la cantidad de coleccionistas supone un costo elevado, pues es hora de entender que es una verdad a medias.
Hoy varias marcas toman como habitual hacer series limitadas de 500, 1000 o 2000 unidades de determinado modelo, bien, no logran cotizar como un modelo viejo y hasta son subastados por precios irrisorios que estarían por debajo del costo de producción de los mismos... Por Que?
Pues bien, la limitada oferta de un modelo viejo no es tan fácil de reproducir, para que un modelo serie limitada de 500 unidades de minichamps (por ejemplo) guarde la misma condición, primero deberían fabricar 500.000 unidades, ser vendidos, aceptados, queridos en el sentido emocional de la palabra, acompañar a sus dueños por un período de sus vidas aunque sea arriba de un estante y luego desaparecer su mayoría dejando sólo 500 unidades.
Decir que un modelo viejo es caro por escaso es la punta del iceberg, saber su condición de sobreviviente de una casta extensa de modelos, representante de un pasado y formar parte de una memoria colectiva es lo que completa su valoración.
No en vano cuando aparece un modelo viejo en su caja original, aunque no alcance el dinero para complarlo, se abre la cajita y se lo mira, se lo siente al tacto y se considera el peso en la mano, toda esa experiencia, todo ese placer, todo el recuerdo y emoción se transforma en precio.
Incluso las palabras comunes son el hallazgo, la suerte, la oportunidad... pues no se consiguen en tiendas de hobbies, el pasado se comercia distinto, no hay reposición.
Si usted decide no comprar un modelo y dice que lo deja ir, créame que es así, lo deja ir en el literal sentido de la palabra, mismo modelo en la misma condición es muy raro que vuelva.

La Edad Media del diecast



Luego de la segunda guerra mundial reaparecieron y aparecieron fabricantes, una cultura de consumo y el furor de lo nuevo como impulso de venta era el caldo donde se nutrían para prevalecer una sobre otra, como si se tratara de una carrera armamentista se trataba sacar año tras año mejores modelos.
Como hecho curioso, cuando Solido saca la Serie 100 armando su primer catálogo para escala 1:43 contaba con unos cuantos modelos que en un corto período fue ampliando, cuando se aprecia los modelos del año siguiente no guardan relación con los primeros de dicha serie:

Uno pone cristales, otro cristales y asientos y se jacta... hasta que viene otro con cristales, asientos y suspensión y es el rey del mundo por unos meses, por que viene el primero que habia puesto sólo cristales... ahora con asientos, suspensión y nuevos rodamientos... pensando que es imbatible por unos meses más...

Se rompe el cascarón

Desde los inicios se toma la carrocería como pieza única, sagrada para ser entregada en santo matrimonio al chasis y ponerle extras a discreción segun necesite el modelo. Pero en algún momento de éste período aparecieron las aberturas y fueron lo más característico de la época.


Y es que esa tendencia formaba parte de algo más grande, de una línea de pensamiento dominante donde la función era condición de fidelidad en un modelo.


Que un modelo tenga puertas que se abran es más realista ya que efectivamente tiene puertas, y no son una representación de la misma en un chasis cerrado.


Que un modelo tenga luces que se enciendan es más realista por que efectivamente son luces, incluso luces de stop.


Que un modelo tenga un tren delantero operable es más realista por que efectivamente dobla.

Se podría seguir enumerando aquella serie de "experimentos" que salían como balazos contra la competencia en esa lucha por estar arriba, pero lo significativo es que las aberturas resultaron un standard de calidad y todas las marcas lo entendieron.


A un modelo se le podía perdonar muchas cosas pero que no tenga aberturas operables era un ofensa, algo poco esmerado, a tal punto que la cantidad de aperturas se tomaba como medida de la calidad del modelo.
Dos puertas, capot y baúl... aunque se trate de un sedán de cuatro puertas era ya gran cosa, que cierren bien era más todavía... y si las puertas abrían con el marco superior mejor que mejor... la vida y gloria del modelo pasaba por sus puertas.
Hoy se miran con romanticismo, incluso muchos la consideran la época de oro del diecast, no es para menos, si se considera que en los últimos 10 años no pasó mucho en cuanto a la calidad de lo ofrecido, en un período similar pasaron de ser bodoques a modelos mucho mas estilizados y con insertos.

En el costo de un modelo de éste período no es gravitante los años del modelo, ya se suponen añosos (bien lejos estan los 70s nos guste o no) La rareza del modelo algo suma, el estado del mismo es una obviedad. Pero lo que realmente vale en los modelos de éste período son sus funciones y que las conserve.
Es que cada función (sea apertura, luz, dirección, etc) daba belleza y a la vez fragilidad al modelo. Tanto más deseables tanto más rápido quedaba destrozado por un niño, por que si bien el coleccionismo ya era algo más frecuente en ése período sólo un porcentaje minúsculo de la producción iba a parar a vitrinas.

Encontrar sobrevivientes ilustres intactos no resulta tarea fácil, entonces ¿Cuál es el más valioso? el que tenga más aperturas, más gadgets y los conserve intactos.

El diecast contemporáneo



En la actualidad (siguiendo con el tema) constituyen una rareza las puertas operables, generalmente vienen de la mano de matrices del período anterior que recibieron una actualización en sus insertos. Pero no son tan bien recibidas por muchos coleccionistas ya que en su posición cerrada no lucen tan naturales como un puerta diagramada o figurada en la carrocería.

A la izquierda un Peugeot 604 hecho en los 70s por Solido, a la derecha la versión que hizo Norev más reciente
Tampoco se agradecen suspensiones o mecanismo de dirección, no se agradece nada que atente contra las líneas puras del modelo, incluso poco importa lo bien que giren sus ruedas.
Son modelos que nacieron para permanecer estáticos, en su cofre acrílico o tras un vidrio, rompen con la tradición de manosear hasta el artazgo cada modelo, al punto que para muchos resulta una tarea no grata tener que limpiarlos, se los quiere tener y ver, contemplar, señalar pero lo más común es que cada modelo tiene muy poco contacto físico.


Los materiales mutaron y van entrando nuevos como la resina, se rompe aquella hermandad pequeño coche de metal del gran coche de metal, poco importa su robustez, incluso ya no hay banderas. Otrora cada marca era representante de su país de origen, hasta tenían cierta identidad en la forma que eran fabricados, hoy están hermanados: Made in China.


Hoy un fanático de Peugeot luce orgulloso un modelo made in china, mira con soberbia a un fanático de Fiat que le hace frente con uno de sus modelos, también made in china, quizás hecho en el mismo a día a 5 metros de donde hicieron el Peugeot.


Peugeots que no conocieron Francia, Fiats que no vieron a Italia, Jaguars jamás expuestos a la humedad de Inglaterra... es el fin de una fantasía legendaria que se encendía cada vez que se daba vuelta un modelo.


Modelos perfectos a bajo costo conviviendo con modelos apenas más perfectos a un costo inusitado, la "edición especial", la "serie limitada" y demás ocurrencias son consecuencias de un profundo cambio: el 99,99% de lo producido es material de colección, no tiene otro fin, no encuentran lugar en el universo lúdico actual, incluso en una juguetería los niños se llevan otra cosa, sus padres se los llevan como objetos ornamentales como es el caso de los 1:18.


Comprar un modelo usado es una suerte, uno adquiere piezas tan inmaculadas como en la tienda de hobbies a menor precio y hablando de costo, ya que hablamos de modelos contemporáneos no podemos aclarar nada, los costos de los mismos estan ahí. Tenemos que aventurarnos a predecir el futuro: ¿Qué costo tendrá un modelo de ésta etapa?

Sin lugar a dudas el estado siempre es una variable a considerar, pero con tantos modelos inmaculados resulta una constante, será una obviedad decir que jamás fué "jugado" o "manoseado". El modelo impecable no va a sumar NADA a su valor.
La rareza del modelo reproducido será influyente en la medida que ninguna marca vuelva a realizarlo, valga el caso de Solido con sus modelos de los 90s que se pueden adquirir por muy poco dinero como si fueran material sin vender en sus cajas originales.
Algo que sí suma son ediciones especiales, series conmemorando un aniversario por ejemplo que guardan una fuerte relación con el año en que fueron fabricadas, así por ejemplo si conseguimos un modelo que conmemora los 100 años de una marca... no habrá ni antes ni después modelo semejante, habrá otro modelo conmemorando otro aniversario, pero ese aniversario nunca más.
O verdaderas series limitadas donde una matriz se emplea para determanda cantidad de modelos y no se usa más. Los casos en que hacen una serie limitada basada en el color no creo que tengan el mismo efecto.

La perfección en un modelo es como la vitalidad en el ser humano, con los años se opaca y hasta el presente no existe modelo que valga por perfecto luego de que salió la siguiente generación. Entonces le parecerá injusto... Entonces se deberá considerar que el modelo más valioso será el más perfecto entre sus pares, entre modelos de su misma época.


Hoy puedo dar fé de la existencia de coleccionistas que se aferran a modelos actuales quitando toda dignidad a modelos de antaño cuando los mencionan. Sus vitrinas no estan ajenas al mismo destino y van a decir que entre sus pares son excelentes modelos, pidiendo clemencia para no ser comparados con modelos del 2027...


En un futuro habrá que mirarlos con simpatía y evaluarlos en su "intento de perfección fotográfica" que es la marca característica de este tiempo, seguramente alguno será llamativo por sus logros con métodos obsoletos...

Quizá en un futuro no muy lejando se tome la perfección fotográfica de los tiempos que vivimos con la funcionalidad de etapas anteriores...

Datsun 240Z Kyosho
Kyosho tal vez así lo haya entendido para sacar modelos como el que se aprecia arriba, una casta extraña que combina realismo y función, aunque el resultado final confunde: Técnicamente prematuro, no se sabe si es el primero de una nueva generación o si estiraron la vida útil de un modelo de una generación anterior actualizándolo de una manera esmerada.

Y si llegó a leerlo todo, quizá adopte el "modellbaus dial" y termine siendo un coleccionista tan bonito como quien le escribe... Quién le dice!

10 comentarios :

  1. Difícil hacer un comentario inteligente cuando usted ya lo dijo todo.

    Justamente ayer estuve haciendo orden interno en mis vitrina, reencontrándome con modelos comprados hace quince o veinte años, antes de la era del coleccionable fácil.
    Releyendo su post con mis sensaciones frescas, me atrevo a agregar otro considerando a la hora de valorar un modelo: el laburo que le pusieron encima.
    Estamos en una era en que lo más caro es la mano de obra (la tecnología es cada vez más barata, sobre todo considerando los volúmenes globalizados que se comercializan).
    En tal sentido, los señores del diecast que han dado con la receta ideal para hacer un coleccionable: un buen molde, insertos prefabricados con encastre perfecto, que relegan el factor humano a la menor incidencia posible.
    Quizás esta sea la causa de la desaparición de partes móviles, calcos manuales, limpiaparabrisas artesanales u otras sutilezas.
    Ya me va a entender cuando vea algunos modelos que desenterré de mis vitrinas.

    Otro comentario: usted decía que los nuevos autitos no son para jugar. Quizás el motivo es que los nuevos autitos son para adultos y los adultos no juegan.
    Al menos yo lo intenté y no me salió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, por eso apunté que el 99,99% estaba destinado al público coleccionista.

      Eliminar
    2. hace unos días leía en la revista del foro escala 43 una entrevista al dueño de una de las principales casas de autitos de españa, y justamente se trataba el tema de los coleccionables.
      el hombre decía que si bien son la entrada al coleccionsmo (a lo cual adhiero), mencioaron que el facilismo resta encanto y termina por saturar, sobre todo a nosotros los viejos (también adhiero).
      y uno de los comentarios era que muchos coleccionables terminan su existencia como juguetes de los hijos de los coleccionistas.
      qué ironía...

      Eliminar
    3. Un objeto de colección supone un costo, cuando no es monetario su costo radica en el tiempo que se invirtió para encontrarlo, el roce del regateo...
      Recuerdo los tiempos de caminar por la zona céntrica, ver modelos a precios módicos en los kioscos de revistas mirarlo, pensar comprarlo y seguir caminando tranquilo, en la próxima esquina hay otro kiosco con el mismo modelo...
      Uno pensaría que no tiene costo alguno, ni monetario ni por la dificultad de conseguirlo, pero algo guardan, tanta facilidad dura 15 días, luego desaparecerán, con el tiempo reeditan algunos pero otros nunca más serán ofertados de igual forma.
      Quizá los modelos cabeza de serie, los promocionales, de precio directamente ridículo y entregados en abundancia, los bastardeados, son los que seguramente hagan el camino inverso por que resultan incluso más barato que un juguete.

      Eliminar
  2. La verdad es que me costó seguir el hilo de la idea pero al final la entendí.
    Hoy dia gracias a la sociedad de consumo todo es más lindo y atractivo, pero también más efímero, menos perdurable y por lo tanto cada vez se valora menos cualquier objeto, no necesariamente un autito, sucede lo mismo con una heladera, un televisor, un auto, ni hablar de un celular o una tablet, ya no computadoras pues pronto aquellas las van a volver obsoletas.
    Volviendo al hobbie y a la idea del hilo, lo ideal es un equilibrio, escuchar todas las radios del dial y no solo una, so pena de quedarnos sin capacidad de pensar de tanto escuchar lo mismo todos los dias.

    PD Ese Beetle terminó celeste o es una foto de otro de la web?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una amplia respuesta, impersonal, que después de unos cuántos años no es tan obvia como parece. Los coleccionistas (me incluyo) nos concentramos en lo nuestro, pues es natural y lógico que así sea, pero tenemos que socializar entre pares y entender lo del prójimo muchas veces no es tan fácil.
      Para el que se dedica a antiguos los actuales son todos excelentes reproducciones y desconoce la virtud de un modelo particular.
      Para el que compra modelos nuevos en cambio no termina de descifrar el valor de un modelo viejo, la reproducción es pobre y sale lo mismo que el mejor de sus modelos.
      Hasta hay algunos que trazan una fuerte línea que separa supuestamente modelos y juguetes cuando ya es sabido que no hay tal, lo que cambió es la forma de verlos.
      Por eso surgió esta nota, para "conocerse"

      Eliminar
  3. Vaya, tenías ganas de escribir!
    Sinceramente, nunca pensé que un cachito de metal, resina y/o plástico diera para tanto. Plantear, podemos plantear tantas cosas... Yo no soy nada amante de complicarme mucho la vida, pero ciertas ideas que expusiste dan que pensar. En mi caso, solo me preocupo de encontrar con el mínimo precio posible la mayor fidelidad y exactitud. Afortunadamente los mares de Ebay son enormes y hay pesca suficiente para todo el mundo, si es que nos decidimos a prospectar aquí.

    Quizás encontré a faltar un poco el hecho de que los coleccionables de kiosko hicieron mucho por democratizar un hobby acercándolo a mucha gente por la vía de la nostalgia y la economía (?). Como muchos otros sucumbieron al fantástico mundo de los dedales, los cascos de moto o las roquitas minerales. "Homo colectionibus" somos, pues?

    p.d. leyendo la última respuesta que diste, creo que el modelismo empezó en la cuna del juguete en muchos casos, pero no me atrevo a afirmar que siempre fuera así (te suenan los soldados de terracota chinos?).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente la reproducción de vehículos en miniatura es una actiividad centenaria, resumirla a los últimos 20 o 30 años atendiendo las últimas olas resulta algo insuficiente.
      Y siendo centenaria hay mucho que hablar, hay generaciones, por lo menos 3 de fabricantes, cada una con una visión distinta...
      Los coleccionables de kiosco hicieron una gran labor acercando y reviviendo esta rama del coleccionismo, pero aquí trata de otra cosa, trata de como se desarrollaron en general los modelos desde sus inicios, como interpretarlos, eso es independiente de la cantidad de coleccionistas y de la cantidad de fabricantes... Es fijarse plenamente en un modelo y comprenderlo en su contexto particular.
      Y es cierto lo que dices que hay objetos de colección que no derivan de un juguete pero en nuestro tema es así.

      Eliminar
  4. Yo solo me limito a decir que en esto del coleccionismo hay que navegar con la corriente pero cada quien montado en su individualismo. Lo digo por que mucho se hablado de los coleccionables de antes y los de ahora, de que ahora todo es chino, como tu buen ejemplo de Peugeots que no conocieron Francia y demas. En cuanto a los gadgets de los modelos segun las épocas es muy cierto lo que mencionas.
    Bueno, no me ahondo mas, has deshebrado el tema en general por partes y mejor no le movemos, hay que repasarlo.
    Voy por una aspirina...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prometo brevedad en el próximo! O entregar una aspirina de cortesía! Ir con la corriente, es interesante lo que dices ya que como coleccionistas estamos sujetos a elementos contemporáneos que se encuentran con facilidad, elementos de tiempos pasados que resultan esquivos y elementos futuros que por lógica son imposibles. Por más que uno lo intente lo contemporáneo, la corriente de la que tu hablas, es la que nos llena el día a día la vitrina con algún modelo.

      Eliminar