Si preguntan por mi colección, debo decir incompleta, felizmente incompleta, si un día se completa no podría coleccionar más.
Conjugando modelos de factoría reciente y no tan nuevos, hasta llegar a antiguos con más de 50 años, vamos a repasar los autos que circularon por nuestras calles entre los años 1950 hasta entrados los 80´s, un legado humilde para quien me siga, o simplemente ir dejando huella...

viernes, 19 de octubre de 2012

Los malos pasos de Olga de Odell

Edición limitada, 1 de 250 malos pasos de Doña Olga.

Para Diecast Central, Octubre, Estafas.

Llegó a su casa en el viejo Ford 39 y luego de una ducha rápida salió a la sala de pijama, pantuflas y bata, le esperaba el diario del domingo y en su vieja poltrona, herencia de su abuelo, se entregó al sosiego dominical. Su mujer quería ver a Mansera y había prendido unos 15 minutos antes el televisor para que vaya calentando las válvulas, parte del ritual dominical, como lo era dejarle el cenicero limpio en la mesita al lado del sofá junto a la revista Selecciones.

Aldo siempre fué un tipo tranquilo y conservador, abrazaba su diario, la radio AM y al televisor lo miraba de lejos, salvo para el Mundial 78 que había terminado hace unos meses y disfrutó varios partidos gracias a su esposa, que le sintonizaba los canales mientras él la miraba como a un astronauta en una cápsula espacial.

Olga al contrario muy moderna, insistió hasta tener su Tonomac Super Platino con FM y pasarse horas escuchando "Modart en la Noche" por Radio del Plata, pequeños gustos, la casa impecable, pero el Ford 39 en la puerta goteando aceite era el trago amargo de cada día, varios fueron los intentos de convencer a Aldo de que cambie de auto, todos sin prosperar y para colmo el vecino pulía su cupé Fiat 125 roja todo el bendito día en el jardín.

Cansada esa tarde dijo basta, con tantos intentos fallidos se concentró como nunca para el mejor y probablemente último cruce con Aldo por lograr que compre un auto nuevo, el domingo siguiente tenía que ser. En la semana hojeó la Selecciones mirando publicidades y llamó a concesionarios mientras Aldo trabajaba, el nudo en la garganta era inexplicable cuando le decían el precio de una Coupé Chevy o de un Peugeot,  era un sueño que seguía estando lejos cuando al pasar de página se encuenta con ésto:


La viva imagen de su anhelo, tanto romanticismo, entre ventanas de ensueño ella tan aprincesada, tomando champagne, tanta lujuria y Aldo... Aldo que lindo se lo vería de traje afeitado y con las manos sin grasa del Ford! Acariciaba la foto de la revista con los ojos brillosos sintiendo tristeza, no quería llamar al concesionario, quería soñar (delirar) un ratito más, antes que el infeliz que atienda el teléfono la haga añicos con el precio.



Esta seguro? Me lo repite? No, en serio vale éso? Olga no podía creer el precio del Ami8, tampoco era poco pero al lado de los otros daba una luz de esperanza, cortó el teléfono y se puso la revista en el pecho, giró como sólo gira una mujer con una ilusión en el medio de la cocina y marcó la página para tenerla a mano.


Cuando llegó el domingo Aldo pasó con su bata como siempre, se acomodó en su sillón y empezó a tantear en la mesita, no estaba  el diario, ni el cenicero, sólo la Selecciones. Su mujer agazapada en el pasillo se preparaba, sabía que Aldo maniáticamente llevaría todo a su rutina y seguro le llamaría...

-Vieja!.... Vieja vení!... Dónde está el Diario?... Y los puchos?

Olga se asoma lentamente y lo mira, ya había probado por las buenas, laburó cocinando como una yegua, hizó el amor como una acróbata del Circo de Moscú y Aldo no le daba la derecha respecto al auto, había que ir por las malas y de forma directa:

-Tenés la Selecciones ahí...

-Pero yo quiero el diario! No la Selecciones!

-No la leas, tenes la página marcada.

Aldo mira la página, la mira a Olga, vuelve a mirar la revista... se ríe... pero nota que Olga no se ríe nada, ni mucho menos agacha cabeza, trató de patear para adelante el momento áspero con un "Ya vamos a ver" pero...

-Ya vamos a ver nada! Aldo vas a comprar ése auto! Mañana nos esperan en el concesionario y como que me llamo Olga que vamos a ir!


Al día siguiente no fueron, Olga no le dirigió la palabra en toda la semana, es más, arrancó la foto del Ami8 y la pegó en la alacena de la cocina, siete días fueron suficientes, al domingo siguiente pudo quebrar la voluntad de su marido, irían al concesionario.
Así llegado el día se pasearon en el salón de ventas mirando el famoso Elysée, le dieron marcha y no sonó para nada como la foto prometía o al menos insinuaba, Aldo se apoya sobre el capot y mira como la suspensión es tan blanda como la idea que tenía Olga del auto. Lo compró, de bronca lo compró y mandó a su mujer a una academia de conductores.


Meses después el Ford seguía con su mancha de aceite frente a la casa, el Ami8 al lado, Aldo pasaba con la bata de siempre, se acomodaba en su sillón y se ponía a leer el diario, escuchando con saña las llamadas de Olga al service de la concesionaria, por que su Ami8 no iba lo suficientemente rápido, y si lo hacía, tanto le costaba frenar... y se movía, se movía mucho, tanto que se cayó el sueño de aquella foto infame que prometía tanto.




21 comentarios :

  1. tres interesant!
    a medida que leía me preguntaba qué pasaría con el viejo ford (seguro que no tiene uno de esos en 1/43?).
    por lo menos se quedó en casa, justo arriba de la mancha de aceite.
    de todos modos yo hubiera intentado una foto con la pareja, el champagne y el ford.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que usted busca otro final, no creo que el Ford hubiera llegado a esa instancia, y si me permite, me reservo dudas para Aldo.

      Considéreme moderno por cerrar con final "no feliz", después de todo, las estafas por lo general terminan así.

      Eliminar
    2. me quedó una duda:
      seguro que la publicidad no era del champagne?

      Eliminar
    3. Sin miedo a equivocarme le puedo decir que la publicidad se conformaba de una serie de fotografías, era a doble página, ésta era la prinicipal, luego había fotos del interior con la dama despatarrada en el interior mirando con cara de resentida...

      Pero no ofrecían el champagne.

      Eliminar
  2. El Ami 8 se movía, se mueve y se moverá siempre.
    Si no se moviera, no sería un Ami 8.
    Así que mejor que Olga no se queje, sino Aldo la llevará a una velada de gala, ella aprincesada, él con traje, con champagne y lujuria incluida, pero en el Ford '39 y con las manos llenas de grasa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las publicidades de los 70s llevaron la mentira hasta el borde de lo posible, desde familias perfectas viajando en falcons hasta lo que vió Olga, un auto austero, casi espartano diría, por que vamos a hablar sin pelos en la lengua llevaba el mismo motor que un 3cv (o 2cv para los de afuera) con otro carburador... y tenia que llevar mas peso.

      Y presentado con el glamour de un auto de alta gama...

      Eliminar
  3. Qué hermoso auto era el Ami 8, dejaba atrás al 3CV por varios cuerpos, y a pesar de ser su hermano, éste se veía con tanto glamour y sofisticación que parecía una nave espacial, lo más parecido a un DS que pudimos llegar a tener en estas tierras. Su interior también era distinto a todo, como fue la característica histórica de Citroën antes de "apeugeotizarse".
    Muy buena la historia.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted que sabe tanto, que motorizacion tenía el DS? Es el única Citroën que me gusta realmente.

      Eliminar
  4. "Si non e vero e ben trovato"... esto podría haber pasado perfectamente.
    Y la estafa era tan buena que ni yo mismo he logrado verla.

    Saludos y gracias por el relato, de parte de un ávido lector.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se le caiga la champaña del capot o llegue con la champaña caliente... La señorita de la foto, la de las túnicas, le va a explicar mejor que yo.

      Eliminar
  5. Con la bola de autos viejos que tengo, vivo algo parecido pero no me han quebrantado. Já Já !! Solo he perdido uno, el Grand Marquís. Bueno e interesante el relato Cabo ! El modelo a escala está buenísimo y se le vé muy bien al detalle.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eddie, me quedo con la intriga de que auto sería el Grand Marquís!

      Ahí lo googlié, que bonito Mercury! Supongo habrá peleado de debida forma antes de la derrota! jajaja!

      Eliminar
  6. A Olga hay que explicarle, que no debe meterse en temas que no entiende. Que el Fordcito apenas tenga un venteo de aceite, no quiere decir que lo tiene que meter en un "plan canje".
    Y todavía puede ir a demandar al concesionario por "publicidad engañosa", aunque seguro que Olga no es como la señorita de la publicidad....
    Igual, el publicista, apuntó demasiado alto con esa foto. No creo que sea el auto ideal para festejar con champagne.... debería ser sidra.

    Saludos Cabo, esperemos más temas de Diecast.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá en la época donde transcurre todo, una mujer tomando iniciativa y desición sobre un auto basándose en publicidades de la época era materia prima para cualquier engaño.

      Hoy que una mujer elija un auto resulta común, incluso los estandares de calidad actuales hacen que cualquier auto que compres tenga un desempeño decente. Resulta inimaginable que se ofrezca algo como un Ami8 por estos días, por mas moderno que lo hagan, no durarian un año a la venta.

      Eliminar
  7. OLGA si que era toda una amazona para la época,eh?! ;)

    P.D.:Yo le hubiese escondido la bata a DON ALDO y sanseacabó!! :)

    BESITOS FEMINISTAS =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá Aldo tenía una musculosa prohibitiva! se lo dejo a su imaginación!

      Eliminar
  8. Era la dos caballos de lujo de la epoca,
    Yo tengo fotos de crio, junto a una AMI 8 y varias, y no en los mismos sitios, ya le preguntare a mi padre.
    El relato...fuera de serie, una vez mas, me descubro ante vos...
    BUEN TRABAJO

    SALUD Y +GAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo, si gustó es tarea cumplida!

      Eliminar
  9. Olá, CaboReyes.
    Excelente este Citroen Ami8... recordo que há muitos anos atrás o meu pai teve um destes Citroen por breves dias, comprou e vendeu. Não que tivesse algum problema apenas porque foi um bom negocio.

    Em relação ao teu comentário no meu blog (ehehehehehehe), tenho efectivamente de pedir desculpas aos meus seguidores e todos os leitores pela minha falta de novidades no blog. A verdade é que não tenho muitas mais miniaturas para mostrar... estou a pensar em reeditar algumas miniaturas cujos posts não estejam tão bem elaborados... talvez os primeiros posts do inicio do blog.
    Por isso fica aqui o aviso, ainda não se dispam e "Keep your pants on"! Ahahahahahaha!

    Grande abraço
    José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Antonio debo decirle que sigue firme la amenaza de que los colegas coleccionistas posarán liberados de ropa en su blog si no vuelve a escribir!

      Y no faltará el que le diga que hacía frío por salir con un 1/64 en la foto...

      Yo? nooo... un amigo.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar